La increíble historia de Bono y U2

Publicado el día 09 de Mayo del 2017, Por Alberto Ortega Gurza

Personaje que fascina por su talento, su carisma, la dedicación con que promueve su inmenso movimiento en favor de los más necesitados

Aqui va un banner...

La historia de Paul Hewson es de las más conocidas de la música. Nació en un barrio de clase media baja en Dublín, Irlanda, fue campeón infantil de ajedrez, llenaba cuadernos con sus dibujos y pasaba largos ratos recostado boca arriba en el piso de la sala con los audífonos, escuchando a los Rolling Stones, John Lennon, Bob Dylan, The Beach Boys, The Who y David Bowie.

Nació el martes 10 de mayo de 1960, día en que la canción "Stuck on You" de Elvis Presley estaba en primer lugar y Yury Olesha, el novelista ruso más célebre del siglo XX dejó de existir.  

Bono tiene múltiples talentos e imágenes; es visto como estrella de rock, líder de opinión, hombre de familia, icono de la moda, filántropo, promotor de la paz mundial y activista político contra la pobreza. Posee una capacidad inusitada para mover masas y lograr que las cosas sucedan. Cuando él habla o canta, todo el mundo escucha.

EL MES QUE DEFINIÓ SU VIDA

Cuando perdió a su madre a los catorce años, sufrió una gran tristeza y cayó en una crisis de angustia. Buscando refugio en la calle se unió a Lypton Village, una pandilla con la que conoció la hostilidad del mundo real, pero también a Alison, una chica de quien quedó enamorado a primera vista. 

Aprendió a sobrevivir en el ambiente de rebeldía provocado por un nuevo movimiento (punk) que se extendía en Europa mediante adeptos que compartían música, actitud e imagen subversivas. La pandilla estaba centrada en contravenir todas las normas posibles, la violencia estaba a la orden del día. Una de sus reglas era que nadie fuese llamado por su nombre. Así, alterando ligeramente el nombre de un negocio de aparatos para la sordera llamado BONAVOX ('buena voz' en latín), Paul fue apodado BONO VOX, que finalmente se redujo a BONO. 

Las calles de Dublín eran territorio de diversas bandas enemigas. Los pleitos callejeros atrajeron a la policía en numerosas ocasiones. Una vez, Bono fue brutalmente golpeado en la cabeza con un tubo, pero alcanzó a protegerse con la tapa metálica de un basurero, evitando así recibir el impacto directo, lo que, según sus propias palabras, le salvó la vida. En ese tiempo, en la pizarra de avisos del colegio, leyó una nota que le interesó: "Se solicitan músicos que quieran ser estrellas de rock". Asistió a la cita y, además del autor del aviso, Larry Mullen, un baterista de 14 años, llegaron también Adam Clayton y los hermanos Dik y David Evans (The Edge). Así, con muchas ilusiones pero conocimientos musicales casi nulos, formaron un grupo y se hicieron llamar Feedback, su meta era tocar covers. Poco después, Bono invitó a salir a Alison, con quien inició una relación estable. Tan estable que, seis años después se casarían. En sólo un mes, el cantante naciente se enlazó con las personas esenciales de su vida: su banda y su pareja.

Pero al igual que en toda gran historia, aquí también hubo un desafortunado. Dik, el hermano de The Edge anunció que buscaría mejor suerte con el grupo The Virgin Prunes. Con su salida, los cuatro que se quedaron cambiaron el nombre de la banda a U2 y constituyeron la alineación que ha permanecido intacta durante los últimos 35 años.   

A falta de destrezas, eran incapaces de tocar los covers de los Beach Boys y Rolling Stones, se vieron obligados a componer su propia música. Además de ser el vocalista, Bono estaba interesado también en figurar como guitarrista líder, mientras The Edge se encargaba de la guitarra rítmica. Pero, a diferencia de Bono, quien no consiguió tocar bien, The Edge resultó un virtuoso y logró crear un asombroso estilo propio que pronto se convirtió en el sello musical de U2. Bono tuvo que limitarse a ser vocalista. "Lo había intentado antes y no tenía buena voz para cantar. Pero el día que encontré la manera de hacerlo, me di cuenta de que mi voz podía funcionar como un instrumento más".

En entrevista con la revista Uncut, Mullen dijo que sus planes eran otros cuando se le ocurrió formar la banda. "Mi idea era llamarnos The Larry Mullen Band, pero al momento de entrar Bono, se esfumaron mis esperanzas de dirigir al grupo".

LA ENTRADA AL HORIZONTE

El respeto mutuo y el cumplimiento de los acuerdos produjeron unidad y fomentaron la permanencia de la banda. Después de practicar y aportar sin reservas, los cuatro quedaron convertidos en músicos de primer nivel. Ensamblaron una fórmula distintiva y crearon un sonido inconfundible; sofisticado y accesible al mismo tiempo.

En 1980 Island Records les dio un contrato, y ese mismo año lanzaron Boy, su álbum debut. "I Will Follow", el primer sencillo, fue un éxito en la radio, y causó euforia en los circuitos universitarios. Desde los primeros segundos de la canción se reconoce el estilo de U2, particularmente, los riffs de guitarra. La voz de Bono de 19 años ya sonaba exactamente igual a la que hoy conoce el mundo. 

El disco alcanzó el número 20 en las listas y les abrió la puerta para su primera gira continental europea y norteamericana.

Y así, tan raudos como veloces, exactamente un año después, en octubre, lanzaron su segundo disco, October, que derribó al álbum Thriller de Michael Jackson del número uno.

Después de seis años de noviazgo, Ali y Bono se casaron. Hasta la fecha, aquella permanece para ambos como su primera y única boda. En agosto de este año celebrarán su vigésimo noveno aniversario.

War, su tercera producción discográfica, los proyectó aún más lejos. Los sencillos "Sunday Bloody Sunday" y "New Year?s Day" marcaron el florecimiento de una nueva generación. Las impetuosas letras interpretadas con autoridad fueron ampliamente acogidas. A los 23 años Bono era reconocido como un líder de opinión. 

Al año siguiente, los cuatro irlandeses se mudaron al Castillo de Slane, con vistas al río Boyne, en el condado de Meath. Durante cuatro meses vivieron, compusieron y grabaron en el majestuoso lugar intentando hallar una nueva inspiración.

Brian Eno y Daniel Lanois fueron los elegidos para la producir de The Unforgettable Fire. En contraste con el sonido duro y directo del álbum anterior, el soundscape cargado de efectos atmosféricos resultó en el giro musical más dramático del catálogo del grupo.

EL MUNDO EN LA PALMA DE LA MANO

El álbum The Joshua Tree fue el conducto de U2 para expresar la postura de su conciencia social y política mediante ritmos y melodías basados en música tradicional americana e irlandesa. El cuarteto logró un sonido penetrante. Una obra maestra. El disco ocupó el primer lugar en veinte países y disparó a la banda al superestrellato. 

El diario Los Angeles Times aseguró: "U2 es hoy lo que los Rolling Stones dejaron de ser hace años: la banda de rock más grande del mundo". El famoso crítico Bill Graham escribió que "con The Joshua Tree, U2 salvó al rock de la decadencia". 

Con ventas superiores a los 25 millones de copias, dos discos de diamante, 30 de platino y cuatro de oro, el álbum le produjo a U2 sus dos primeros Grammys (de 22 que han recibido hasta la fecha), incluyendo Mejor Disco del Año. La revista Rolling Stone le dio el lugar 26 entre los mejores discos de la historia, y el Rock and Roll Hall of Fame lo calificó como el quinto más grande de todos los tiempos. A partir de 1987, U2 es conocido y respetado en todo el planeta.  

El catálogo de los irlandeses más famosos cuenta con doce álbumes de estudio, ocho en vivo y nueve compilaciones, que suman ventas por 170 millones de discos.

En un concierto de U2 en Glasgow, el frontman pidió absoluto silencio. Las luces se apagaron, quedando únicamente el rayo vertical de un reflector azul sobre su figura inmóvil. Con los brazos extendidos sobre la cabeza, el cantante comenzó a dar un aplauso cada 4 segundos ante los 97 mil espectadores. "Cada vez que aplaudo, un niño en África muere", dijo hieráticamente. De la sección frontal, una voz con marcado acento escocés traspasó el silencio. "¡Entonces deja ya de aplaudir, maldito bastardo!". Con 131 conciertos que abarcaron desde Estados Unidos, México y Argentina, hasta Francia, Australia, Nueva Zelanda y Japón, durante la gira Vertigo (2005-2006), Bono, Larry, Edge y Adam fueron vistos por 4,619,021 fans. La recaudación de 389 millones de dólares, ubicó esta gira entre las más lucrativas de la historia.

EVOLUCIÓN SIN FRONTERAS

"Después de The Joshua Tree aún no me daba cuenta de que la fama no es tan importante. Estábamos en el ojo de la tormenta; en la portada de Time, con discos y sencillos en el número uno. Vivía estresado temiendo decepcionar a la gente". 

Aunque las peleas entre los cuatro miembros han sido parte del proceso creativo, los músicos han tenido la inteligencia suficiente para solucionar las cosas antes de llegar a la ruptura. "Yo escribo canciones a gran velocidad, improviso letras y melodías," explicó Bono. "Puedo estar creando algo, cantando con toda el alma, y notar que Larry está bostezando. Ahí es cuando pierdes los estribos". De una de esas peleas surgió la canción "Stuck In A Moment You Can?t Get Out Of." La letra es una discusión entre Larry, The Edge y Bono. 

En entrevista con Scotsman News, el cantante confesó algo muy íntimo. "Entré en la música porque para mí el rock and roll significa liberación sexual y espiritual. Pero me parto en la bipolaridad entre las luces del estrellato y la verdadera esencia de las cosas. A veces el narcisismo de ser un escritor y estrella de rock en la era de la celebridad me conflictúa. Es fácil perderte en el éxito y olvidar tus ideales". Pero también han tenido grandes momentos. "Nuestra mejor época fue 1996, cuando todo lo positivo salió a flote para U2 y para cada uno en lo personal. Sentíamos que lo teníamos todo, una vida maravillosa, juventud; pasábamos toda la noche despiertos escuchando música con nuestros amigos. Intentamos capturar la sensación en el disco Pop, todo aquello quedó en canciones hermosas y sensuales como "Discotheque" o "If You Wear That Velvet Dress".

HUMANITARIO Y SOCIO DE FACEBOOK

La participación de U2 en el concierto Live Aid, para ayudar a África, encendió en Bono una llama que aún sigue viva.

Deseosos de vivir en medio del drama para ver los hechos por sí mismos, los esposos Hewson, pasaron una temporada en Etiopía, trabajando en un orfanato. "La gente se acercaba rogando por comida, por un día más de vida", explicó el cantante. "Recuerdo la mirada del hombre que me entregó a su hijo diciéndome: llévatelo por favor, si se queda conmigo, seguramente morirá". La dolorosa experiencia quedó inmortalizada en el álbum The Joshua Tree. "La canción Where the Streets Have No Name es mi manera de decirles que existe un mejor lugar, que lo encontraremos juntos, que no pierdan la esperanza. La escribí en el pueblito de Adjibar, en una bolsa para vómito de Air India". Desde entonces, Bono ha movido mar y tierra con el fin de que los más pobres vivan mejor a través de su fundación ONE Campaign. Otra de ellas es Product Red, de la cual Bono es portavoz, intenta disminuir sida, tuberculosis y malaria. Para ello convenció a Apple, Microsoft, Gap, American Express, Giorgio Armani y otras empresas a destinar parte de sus ganancias a la causa. Bono ha formado una red enorme de adeptos a sus campañas humanitarias, entre los que están jefes de estado, líderes religiosos, medios de comunicación y empresarios. 

Pero no todo lo negocia en la Sala Oval de la Casa Blanca, también se mete en la boca del lobo. Molesto por las pruebas nucleares en Francia, al recibir un premio en París, aprovechó su discurso para fustigar al presidente. "En verdad, su presidente es una basura", les dijo a los asistentes. A pesar de eso, el propio Jacques Chirac le dio el rango de Caballero en la Orden de la Legión de Honor. 

Durante un concierto en un estadio en Chile, transmitido en televisión abierta, Bono les pidió a las madres y familiares de los desaparecidos subir al escenario. "Dictador Pinochet: ¿en dónde están los huesos de los hijos de estas madres? Al menos dígales eso", reclamó enérgicamente. Los notables resultados de la labor humanitaria en gran escala han convertido a Bono en uno de los filántropos más visibles y eficaces del mundo. En Chile recibió la Medalla de Honor Internacional Pablo Neruda, su trabajo humanitario fue reconocido en Portugal con la Orden de Libertad, y en París con el premio Hombre de Paz. 

La revista Time lo distinguió como la Persona del Año. Ha sido nominado al Premio Nobel de la Paz y, cuando fue designado Caballero Comandante de la Orden del Imperio Británico, su único comentario fue: "Tienen permiso de llamarme como quieran, excepto Sir, ¿ok?". 

Mojo magazine le preguntó si cree que algún día le darán el Premio Nobel. "No creo que suceda, no le dan el Premio Nobel de la Paz a estrellas de rock. Además hay muchos que lo merecen más que yo". Cuando no está de gira con U2 o consiguiendo billones de dólares en donativos, se ocupa de poner su fortuna a producir. Una  inversión por 250 millones de dólares lo convirtió en socio de la revista Forbes. Otra aportación, actualmente valuada en 750 millones de dólares lo hizo propietario del 1.5% de Facebook. 

BONO Y EL PAPA JUAN PABLO II

En 2005 se reunió con el Papa Juan Pablo II con propósitos humanitarios. "Noté que el pontífice miraba fijamente mis lentes de sol azules", relató Bono. "Pensando que utilizarlos en su presencia podría ser visto como una falta de respeto, me los puse sobre la cabeza. Cuando me acerqué a él para despedirme, además de su bendición, me regaló un rosario. Pero aún mantenía los ojos en mis anteojos. Entonces, con todo el recato posible le pregunté que si los quería, y asintió con la cabeza. Al recibirlos, se los puso esbozando la sonrisa más pícara que he visto", le contó el vocalista al USA Today. 

Dejó en claro también que cuando Juan Pablo II hablaba, la habitación se llenaba de una potestad imposible de ignorar. "Su inmenso interés por ayudar y su esfuerzo para levantarse de la silla me conmovieron casi hasta las lágrimas, tenía un espíritu de hierro". Durante un concierto en Anaheim, California, Bono lo elogió refiriéndose a él como "un peleador callejero y astuto activista en favor de los pobres del mundo". Dijo que sin su ayuda hubiese sido imposible lograr la cancelación total de la deuda de 23 países pobres. "El Papa es un showman fantástico, su mirada mostraba al mismo tiempo, santidad y travesura". Y finalizó: "Desde ese día, durante nuestras presentaciones, llevo en mi bolsillo el rosario que me regaló". Al interpretar "Miracle Drug", el artista colgó su reliquia del micrófono, y arrodillándose, se persignó.

BONO Y SUS HÉROES

La primera canción que escuchó fue "I Want to Hold Your Hand" de los Beatles, y el primer disco que compró, Imagine, de John Lennon. De niño, Elvis Presley fue su gran inspiración.En 2001 Bono le dijo al USA Today: "Aprendí a tocar la guitarra con las canciones de Bob Dylan. Su voz me recuerda las posibilidades de la música y su lugar en el mundo".

Y en entrevista con Rolling Stone, recordó: "Conocí a Dylan en 1984, jugamos ajedrez y me dijo que, como músico, es vital conocer el pasado de la música, saber de dónde viene todo. Tocó con nosotros en el Joshua Tree Tour, y gracias a él hicimos Rattle and Hum. 

Su disco Bringing It All Back Home es el que más veces he escuchado en mi vida. Somos amigos, pero sigue siendo mi héroe".

Una noche, Dylan esperaba a Bono en su casa de Malibu. A las nueve en punto tocaron la puerta, y ahí estaba su invitado, con una caja de cervezas Guinness en los brazos. "Platicar con Bono es como viajar en el ojo de un huracán", asegura Dylan en su libro Chronicles. "Conoce mejor la geografía, literatura e historia de Estados Unidos que la mayoría de los estadounidenses". Esa noche compusieron juntos "Love Rescue Me". Bono se siente orgulloso de la amistad que mantuvo con Johnny Cash y Frank Sinatra. Revela que, contrario a lo que parece, Mick Jagger es muy conservador y Keith Richards, la persona más fina y atenta del espectáculo. Pasa mucho tiempo con Bill Clinton; y de Bruce Springsteen ha aprendido a comunicarse con el público, a actuar con dignidad y a hacerse visible sin exagerar.

Fue muy amigo de Pavarotti. "Le gustaba comer, dormir y 'calentar la voz' aunque,  sinceramente, lo recuerdo más comiendo que vocalizando", recordó. "Cuando grabamos ?Miss Sarajevo? en su casa de Pesaro, salí pesando lo doble".

El cantante de 1.67 m de estatura vive en Dublín con su esposa y sus cuatro hijos. "Quiero vivir una larga vida, la grandeza y sabiduría aumentan con la edad", dijo el filántropo. "Algún día seré un escritor de tiempo completo". "Solía pensar que algún día podría resolver los diversos impulsos que tengo en distintas direcciones; la tensión que existe entre las diferentes personas que hay en mí. Pero he llegado a darme cuenta de que eso es lo que yo soy", le confesó a Jann Wenner.  

Sin especificar la fe que practica, se declara profundamente creyente. "La música grandiosa es creada por gente que está corriendo hacia Dios o huyendo de Él". 

Paul David Hewson ha vivido en todos los niveles posibles, desde pandillero y artista adolescente motivado por sus sueños imposibles, hasta empresario, líder de opinión, humanitario y superestrella de rock. Bono es un hombre que no guarda cuentas pendientes: ha trabajado y ayudado hasta el cansancio, pero también disfruta de la amistad, el amor, el arte y la vida. Asegura no tener planes de retiro, ni de separarse de U2. "La verdad es que yo los necesito a ellos más de lo que ellos me necesitan a mí; me hacen ser mejor persona, son gente muy digna".

La BBC realizó una encuesta para determinar a los cien más grandes héroes de la historia de la Gran Bretaña. Junto con el Rey Arturo, Winston Churchill, Lady Di, William Shakespeare, Freddie Mercury y la reina Victoria, Bono es parte de la leyenda británica.