Lifestyle

Una retrospectiva de la vida íntima de José Luis Cuevas

Autor: Gabriella Morales-Casas

A través de una entrevista en su casa de San Ángel, ahondamos en el legado plástico de este pícaro artista mexicano y en su vida amorosa y familiar.

Antes del episodio que lo llevará al hospital en abril de 2013, el maestro nos recibió en su casa de San Ángel al lado de su esposa, Beatriz del Carmen Bazán, a quien recientemente dos de las tres hijas del afamado pintor y escultor, Ximena y María José, acusaron de abandono, maltrato y hasta secuestro en contra de su padre, algo que él pronto desmintió a través de un video.

A partir de ese momento, la vida íntima de Cuevas, el perspicaz y provocador artista que en 50 años ha marcado a la historia plástica del país, ha estado en la mira.

Dicen que de ser un galanazo fumador y seductor, su última esposa Beatriz del Carmen lo transformó.

De decir "voy a embarazar mujeres" lanzar comentarios provocadores en todas sus entrevistas y declaraciones, se convirtió en un hombre totalmente diferente, desde que conoció a Beatriz: "sí, soy un mandilón", nos dijo en una entrevista previa a su hospitalización por deshidratación.

"Estoy enamorado de Beatriz como nunca lo he estado, ya no soy el que era antes".

Entonces, ¿qué sucedió para que su vida familiar llegara a este punto?

A principios de abril el maestro José Luis Cuevas fue hospitalizado en Médica Sur.

Nada parecía sorpresivo hasta que el 14 de abril las citadas hijas del maestro y su abogado Rafael Ramírez Heredia (el letrado triunfante del aclamado documental Presunto culpable), aparecieron en Noticiero con Joaquín López Dóriga para anunciar que habían presentado una denuncia "contra quien resulte responsable" por el descuido en el que aluden haber encontrado a su padre; además de acusar a Beatriz por intento de homicidio, también reclamaron que ella les negó la entrada al domicilio del pintor.

Presentaron un video como evidencia de lo anterior y aseguraron haber sido ellas quienes llevaron al maestro al hospital.

Fue el propio Cuevas quien dio la respuesta en otro video; desmintió que Beatriz lo maltratara y se mostró decepcionado por las declaraciones de sus hijas, "yo no he sido más que un buen padre con ellas".

En el noticiero de Ciro Gómez Leyva en Milenio, Ximena y María José dijeron que era evidente que su padre padecía Síndrome de Estocolmo.

Luego surgieron muestras de apoyo por parte de amigos de Cuevas y de su fallecida esposa Bertha Riestra, como la periodista Guadaupe Loaeza y el cronista social Mario de la Reguera, entre otros, que narraron en sus columnas cómo Beatriz ha alejado a Cuevas de sus hijas.

Del otro lado de la moneda, otras personalidades como Elena Poniatowska siempre han llevado una buena relación con Beatriz.

Durante la entrevista con Caras Beatriz comentó que en principio se llevaba bien con las tres hijas de Cuevas, y que para seguir así "él las heredó en vida, para que no hubiera problemas", pero Ximena dice lo contrario, "de la parte económica hace mucho que nos despedimos cuando perdimos a mi mamá; ni siquiera luchamos por eso".

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook