Lifestyle

Amado Nervo, el poeta que dejó huella

Autor: Tamara Moreno

El poeta mexicano nació el 27 de agosto de 1870 y murió el 24 de mayo de 1919; con sus obras trascendió en la literatura latinoamericana.

Juan Crisóstomo Ruiz de Nervo y Ordaz, mejor conocido como Amado Nervo, nació el 27 de agosto de 1870 en la ciudad de Tepic, Nayarit. En 1884 comenzó sus estudios en Jacona,  Michoacán, y después asistió al Seminario Conciliar de Zamora, donde estudió ciencias, ilosofía y el primer año de la carrera de Derecho. Sin embargo, debido a los problemas económicos que atravesaba su familia, tuvo que abandonar sus estudios y regresar a Tepic para ser el soporte de su hogar.

Más tarde, Amado encontró sustento en el periodismo y probó suerte en Sinaloa, donde  escribió sus primeros artículos para "Correo de la Tarde". No fue sino hasta 1894 que decidió a trasladarse a la Ciudad de México para desempeñarse como periodista. En este  periodo, Nervo empieza a ser conocido y colabora en la "Revista Azul" de Manuel Gutiérrez Nájera, al tiempo en que se relaciona con otras personalidades del periodismo y las letras.

Entre sus labores más importantes, destaca su colaboración en El Universal, El Nacional y El Mundo, así como en diversos suplementos de este último. No obstante, Nervo se hace famoso después de la publicación de su primera obra, la novela "El bachiller" (1895), y con sus primeros libros de poemas, "Perlas negras" (1896) y "Místicas" (1898).

La muerte, motivo de su inspiración

En 1900 viajó a París, enviado como corresponsal del periódico  El Imparcial a la Exposición Universal. Ahí, entabló amistad con literatos y artistas modernistas como Rubén Darío, Óscar Wilde y Ana Cecilia Luisa Dailliez, el gran amor de su vida, quien murió prematuramente en 1912.

La muerte de Ana fue un golpe muy doloroso en la vida de Nervo, del cual se inspiró para escribir los poemas de "La amada inmóvil", obra que vio la luz en 1922, después de la muerte del autor.

Durante sus últimos años de vida, Amado Nervo se preocupó por perfeccionar la forma de la escritura, siguió colaborando para diferentes periódicos, publicó algunos libros y se desempeñó como profesor de español, historia y literatura en la Escuela Nacional Preparatoria.

Murió el 24 de mayo de 1919, a los 49 años, en Montevideo, Uruguay; posteriormente, su cadáver fue trasladado a México, donde se le rindió un homenaje sin precedente.

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook