Lifestyle

La verdadera historia de la muñeca Anabelle

Autor: Caras @CARASmexico

El juguete perteneció a una joven de 18 años que estudiaba enfermería.

Fotografía por: Archivo CARAS

La famosa película tiene una historia antes de su llegada al cine. De hecho, mucho antes de aparecer en la cinta ' El Conjuro'.

La temida muñeca Anabelle es en la vida real una muñeca de trapo que quizás para los que fueron niños en 1970 pueda parecerles familiar, pues las "Raggedy Ann Doll" estuvieron en muchas familias durante aquella década.

Sin embargo hay una en particular que es digna de resaltar. Aquella muñeca de trapo llegó en 1970 a las manos de Donna, luego de que su madre se la obsequiara. Como narra la revista Contenido, la joven de 18 años colocó su nuevo juguete en la habitación del apartamento de estudiante que compartía.

Ahí, en la repisa, la muñeca le ayudaba a recordar a su madre. Pero poco a poco cosas extrañas comenzaron a suceder...

La muñeca de trapo aparecía en posiciones diferentes a las que Donna la había dejado: piernas cruzadas, brazos en distinto ademán y más. Según narró la propia joven, su juguete aparecía hasta en distinta habitación a la que la había dejado...

Pero ahí no acabó. Empezaron a aparecer notas escritas por una persona desconocida para Donna y su compañera de habitación, mensaje que decían "Ayúdanos" o "Ayuda a Lou", incluso apareció un hilillo de sangre bajo la muñeca.

Las asustadas jóvenes optaron por llamar a una médium para que intentara averiguar lo que estaba pasando con la muñeca de trapo. Donna y Angie querían tener un punto de vista paranormal.

La respuesta de la experta dejó boquiabiertas a las jóvenes, pues luego de una sesión se enteraron que una niña de 7 años llamada Annabelle Higgins había poseído a la muñeca de trapo. La menor, al parecer, había fallecido en el lugar.

Los Warren

La muñeca Anabelle realizó varios actos antes de que apareciera el matrimonio de los Warren. Un amigo de Donna contó que una vez que se quedó dormido en el dormitorio de su amiga se despertó sin ser capaz de moverse, al mismo tiempo que notó cómo la muñeca se acercaba hacia él y lo intentó estrangular. Al día siguiente pensó que se trató solo de una mala pesadilla.

Pero en otra ocasión escuchó sonidos en el cuarto de Donna, que estaba vacío. Al entrar, comprobó que en el interior solo se encontraba la muñeca Annabelle en una esquina.

Curioso, se acercó a ella y, después de sentir una presencia atrás de él, descubrió varios arañazos en su pecho (cuatro horizontales y tres verticales), que se curaron al día siguiente, aseguró entonces.

Luego de varios casos como estos, Donna decidió acercarse a los miembros de su iglesia para pedir ayuda. Fue ahí donde la contactaron con el matrimonio Warren. Ed y Lorraine, ya conocidos por sus estudios de fenómenos paranormales. La pareja investigó el caso y llegaron a la conclusión de que ningún espíritu humano había podido poseer al juguete, más bien era un demonio.

Por ello, el padre Cooke practicó un exorcismo en el apartamento de Donna para que limpiara la casa. Los Warren se llevaron la muñeca con ellos y desde entonces no se conocieron más agresiones ni sucesos extraños.

La verdadera muñeca Annabelle, todavía puede contemplarse hoy en día en el Museo de lo Oculto de Ed y Lorraine Warren, en Monroe (Conneticut, Estados Unidos).

Sin embargo, un cartel advierte a los visitantes del supuesto peligro que encierra este aparentemente simpático juguete. Por si acaso, un sacerdote acude al lugar dos veces al mes para echar agua bendita sobre Annabelle.

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook