Lifestyle

El despertar de Etiopía, un país lleno de contrastes

Autor: Marina Armida Instagram: @marinaarmida

Aunque la hambruna sigue azotando a este país, descubrí que tiene muchas cosas que ofrecer y cada día florece más.

Fotografía por: Marina Armida

Casi todos al pensar en Etiopía lo relacionamos con catástrofes humanitarias, tal como fue la hambruna que vivió el país en 2016 debido a la sequía provocada por el fenómeno meteorológico "El Niño" y por lo que el mundo entero la reconoce luego de las terribles hambrunas de 1973 y 1984 que llegaron a nuestros ojos a través de la televisión y los periódicos y se quedaron en las memorias de todos al ver imágenes de niños muertos por desnutrición. Etiopía me esperaba y África no deja de sorprenderme.

Entre las sorpresas que me tocó vivir se encuentra el clima, pues desde que llegué al aeropuerto de Addis Ababa me encontré con que el clima es completamente diferente al de África del oeste; y aunque es época de lluvias, el termómetro marca 10 grados, así que me estoy congelando si lo comparamos con los 45 grados de Mali o de Burkina Faso. Addis Ababa es la capital de Etiopía y la ciudad más poblada del país. De camino a mi hotel me pude dar cuenta que la ciudad se encuentra en plena construcción, las calles las están arreglando, hay muchísimos edificios en obra, se ve que es una economía emergente. Tal como les he platicado antes, durante #9countries9weeks se me ha vuelto casi costumbre que se me queden viendo por verme diferente; sin embargo en Etiopía no ha sido así, aquí están acostumbrados a recibir extranjeros. El potencial turístico de Etiopía es — para mi parecer— de gran importancia. Además es un país seguro y con un sentido de la hospitalidad muy desarrollado.

También es el país anfitrión de muchos eventos de gran importancia a nivel mundial, aquí se reúne la ONU para tratar asuntos de África. De hecho esta semana acaba de terminar la convención económica de los países africanos, y sin duda Etiopía es uno de los países más establecidos y desarrollados que he visitado durante #9Countries9Weeks.

Como todos sabemos la religión, cualquiera que sea, es sin fundamental en el desarrollo de cualquier cultura y Etiopía no es la excepción. Etiopía es el país afro-cristiano más antiguo que existe y entre las diferentes religiones que alberga este país, en su mayoría (60% de la población) es cristiana ortodoxa. Naturalmente me acerque a varias iglesias y catedrales, entre ellas la catedral de Medhane Alen. Me pareció muy curioso escuchar la misa en árabe, todas las mujeres van tapadas con un especie de turbante blanco, es la manera en que se les distingue de todas las demás religiones, también aquí se encuentra la catedral cristiana ortodoxa más grande del mundo. Los detalles de la construcción me llamaron mucho la atención, con impresionantes pinturas y murales, no pude dejar de notar las majestuosas cúpulas de oro. Alrededor de las iglesias puedes notar muchísima gente pidiendo limosna (algunas con heridas de la guerra), en cuanto la misa termina, los asistentes forman una fila en diferentes partes de la plaza y les reparten una especie de té, al que mi curiosidad me llevó a probar, pero les cuento, no estaba tan rico.

Como lo mencioné antes, Etiopía es un país de gran diversidad religiosa, así que además de los afro-cristiano también puedes escuchar aproximadamente cada 5 horas los llamados que vienen de las mezquitas y cómo los musulmanes se preparan para orar. Dejan de hacer lo que estén haciendo, se lavan los pies con unas jarras y ponen los tapetes en el piso siempre viendo a La Mecca, es fascinante ver cómo  todas las religiones pueden coexistir en un mismo lugar respetándose.

Esta vez la gente no se me quedaba viendo por lo diferente que soy, pues están acostumbrados a recibir turismo.

Etiopía tiene muchísima historia y otro de mis destinos fue el Museo de Historia Natural, allí se encuentran grandes hallazgos arqueológicos y de gran importancia para la humanidad. La historia de Etiopía es un tema que me parece maravilloso: los origines de la humanidad y su desarrollo hasta nuestros días, las costumbres, las creencias y las batallas que atravesaron para llegar a convertirse en la nación que hoy en día son. La mayor atracción del museo es Lucy, “el eslabón perdido"; el fósil del homínido más antiguo del mundo, es el esqueleto más antiguo jamás registrado del ser humano, tiene más de  3.1 millones de años, fue descubierto en 1974 en Hadar y al parecer era etíope, de la región de Afar, se cree que media como 1.50 cm. Y gente de todo el mundo viene a visitarla, es un must para los visitantes de esta ciudad y es asombroso ver todo sobre nuestra historia como seres humanos. En este museo también me encontré con una réplica de una cabeza Olmeca que mando nuestro país como un regalo a Etiopía, lo cual está muy curioso por que eso si era algo que no tenía pensado encontrarme a 15 mil de km de distancia.

El museo no tiene tan buen mantenimiento ni iluminación, hecho que realmente me dio tristeza por que nuestra historia es invaluable...

Addis Ababa también tiene una biblioteca pública con más de 45 mil ejemplares, ocupando uno de los primeros lugares de las más grandes bibliotecas de África, que cuenta con más de 20 mil ejemplares en inglés, es una cosa asombrosa ver esa biblioteca, el olor de los libros antiguos y lo bien conservada que está.

Durante mi estadía en Etiopía, me llamó mucho la atención su arquitectura. Por ejemplo, cuando cruzas la ciudad y vas pasando por calles donde las fachadas no corresponden a los interiores de estos edificios, por afuera los edificios se encuentran completamente dañados con vidrios polarizados, pero en cuando entras te encuentras con interiores impresionantes y una arquitectura que se caracteriza por los detalles.

Mi experiencia con la comida etíope ha sido algo distinta a las demás, ya que ésta tiene un alto grado de picor. El otro día me comí un sándwich y sinceramente ya estaba llorando de la enchilada que me dí, y supuestamente nosotros los mexicanos tenemos buena tolerancia para el picor, definitivo nos ganan.

¡Me sorprendí al encontrarme una réplica de una cabeza Olmeca!

Fotografía por: Marina Armida

No solo la diversidad religiosa encuentras aquí, sino también étnica. Etiopía está dividida en cuatro partes y cada una de ellas es completamente diferente gracias a las tribus étnicas que aquí existen, aunado a la cantidad de inmigrantes que han entrado al país en diferentes etapas de su historia. Etiopía alberga a muchos refugiados que han llegado de países como Sudán del Sur, Sudán del Norte, Eritrea, Djibuti y Somalia, entre otros. Más o menos se calculan 830,000 refugiados.

También en la frontera con Sudán habitan muchísimas tribus étnicas, supondría yo que tienen unas raíces musicales fuertes tal como en el oeste de África, pero para mi sorpresa no es así.

"We are the world”, todos hemos escuchado esa canción o por lo menos la conocemos.

Y casi estoy segura que si la tararea alguien a tu alrededor, cien por ciento la reconoces.

Esta canción fue compuesta por Michael Jackson y Lionel Richie, en la que muchos cantantes como Diana Ross, Dionne Warwick, Paul Simon, Cyndi Lauper, Bob Geldof y Tina Turner entre muchos otros, se unieron para que por medio de la música se logrará combatir el hambre en África, se recaudaron 65 millones de dólares, se vendieron más de 30 millones de copias y todo eso fue donado para salvar a los niños a través  de la fundación USA for Africa. En Etiopía en 1984 hubo más de un millón de personas que murieron por desnutrición.
“We are the world” se consolidó como el himno de la lucha contra la pobreza en el continente africano.

Al día de hoy, en África hay alrededor de 200 millones de personas desnutridas, más de 74 millones de personas no saben leer ni escribir y más de dos millones de personas están infectadas de Sida sin recibir ningún tratamiento; solo en Etiopía se calculan alrededor de 5 millones de personas desnutridas.

Hay que mencionar que rara vez las hambrunas son por culpa de la sequía o algún tipo de factor climático. La corrupción, las guerras (el uso del hambre como estrategia bélica), los destierros que lleva a su vez la ruptura de los núcleos familiares dejando niños huérfanos, la falta de tecnología en métodos de cultivo, la guerra entre grupos étnicos, el crecimiento descontrolado de la población, el Sida y sobre todo las malas administraciones, son lo que realmente afectan a este continente y principalmente a este país y a su vecino Eritrea.

Les quiero compartir una imagen que no es mía, fue tomada en 1984 por Michel Philippot, pero que describe la realidad de esa época y de la hambruna que este país sufrió...

En 1984 Michael Philippot plasmó la hambruna que vivió Etiopía en 1984 con su cámara.

Fotografía por: Michel Philippot

Como ustedes saben a lo largo de mi proyecto #9Countries9Weeks he procurado estar al contacto con la naturaleza y los animales. Esta vez tuve la oportunidad de visitar el parque nacional Menagesha. Es un largo viaje desde Addis Ababa hasta el parque.

Larga, pero absolutamente gloriosa ya que en el camino pude ver burros, campos soleados, colinas, mesetas, caminos de tierra roja y casas circulares tradicionales pintadas en tonos optimistas de púrpura, verde y azul. Este el tipo de mezcla de imágenes que te hace entrar en trance, poder admirar como el cielo cambia lentamente de color y los caminos se vuelven más empedrados, varias horas más tarde llegamos, a unos pocos pasos te encuentras envuelta en un bosque espeso, donde hay árboles milenarios, de más de 15 metros, macizos de musgo y flores rosadas en forma de campana, y aparte tienen especies de pájaros que solo hay en Etiopía, también se encuentra en el parque una reserva de changos Manegesha y es aquí — si tienes suerte—  donde puedes encontrar algunas de las criaturas más raras del planeta.

Pude apreciar cómo viven algunas especies de animales en Manegesha.

Fotografía por: Marina Armida

En ésta reserva se encuentran changos diferentes, entre ellos puedes encontrar columbus, mandriles, babuinos, los monos colobos de cara solemne con barbas blancas brillantes; todos oscilan en los árboles, cuidando a sus bebés y soltando el ocasional pitido y manteniendo una distancia cuidadosa de los visitantes humanos, además es un excelente lugar para hacer trekking.

Viajar a África para la vida silvestre por lo general significa una cosa: los famosos parques de safari del continente. Pero para cualquiera que quiera alejarse de los caminos trillados, Etiopía es increíblemente gratificante. Su geografía inusual, particularmente en las regiones más aisladas, lo que significa la magnifica experiencia de poder experimentar la existencia de un gran número de especies endémicas y la posibilidad de verlas en su hábitat natural.

Como dato curioso, en Etiopía el WhatsApp y Twitter no funcionan siempre, por que le han dado un mal uso y de vez en cuando el gobierno decide que es la hora de apagarlo y así callar las redes sociales, también ocurre cuando las universidades de todo el país están en exámenes finales (que duran aproximadamente 15 días) así tratan de prevenir que se anden copiando en los exámenes, así que por esas razones le dicen bye bye al WhatsApp.

Los paísajes en Etiopía realmente me sorprendieron

Fotografía por: Marina Armida

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook