Lifestyle

Ruanda: el país de las mil colinas

Autor: Marina Armida Instagram: @marinaarmida

Es difícil de imaginar que un país con tanta diversidad, paisajes y un ambiente tan alegre, haya atravesado uno de los acontecimientos más trágicos en la historia de la humanidad

Fotografía por: Marina Armida

El país de las mil colinas; así es conocido Ruanda.

Me tomó solo unos segundos impresionarme de la limpieza y el cuidado que caracterizan a Kigali.

Todas las calles se encuentran perfectamente limpias, iluminadas y pavimentadas, no parece Africa.

La verdad es que no sólo me llamó la atención la perfecta estructura del país, sino también cómo llevan a cabo el servicio comunitario o como le llaman "Umaganda". Les platico un poco... En Ruanda existe una seguridad especializada en verificar que los ciudadanos cumplan con servicio comunitario, el cual es obligatorio una vez al mes para todos las personas entre 18 a 65 años y dura de 8 am a 11 am.

Entre las actividades que propone el servicio comunitario son limpiar los parques, barrer las calles y ayudar de alguna manera a la comunidad; si no lo cumplen, los otros ciudadanos pueden acusarlos y les toca pagar una muy buena multa. También otra de las cosas que me encantó es que las bolsas de plástico, que contaminan horrible, están prohibidas, o sea que si vas al súper te dan una bolsa de papel reciclado con tus cosas.

Este tipo de acontecimientos posicionan a Ruanda como uno de los países africanos más responsables, civilizados, socialmente responsables y éticos.

Es difícil de imaginar que un país con tanta diversidad, paisajes y un ambiente tan alegre, haya atravesado uno de los acontecimientos más trágicos en la historia de la humanidad. Ruanda vivió un genocidio el 6 de abril de 1994, una matanza que dejó a 800 mil personas asesinadas en 100 días (aunque la verdad no se conocen cifras oficiales). Lo que aquí pasó es muy complejo y difícil de explicar. Voy a tratar de resumir lo que sucedió en tres meses, empezando por lo que es un genocidio tal cual lo dicta la ONU:

"Genocidio: actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como es el exterminio de una raza"
Ruanda realmente me sorprendió.

Fotografía por: Marina Armida

Hace 20 años Ruanda vivió uno de los genocidios más crueles de la historia reciente, después de la crisis alimentaria de 1994 en el país y del asesinato del presidente de Burundi y Ruanda, quienes viajaban en un avión el cual fue derribado por misiles, y con la conmoción política que esto ocasionó, la población se enfrentó entre vecinos por el nacimiento de nuevos odios por diferencias étnicas; Tutsis y Hutus. Así comenzó la campaña de odio hacia los Tutsis.

Los Hutus quisieron lograr la exterminación de los Tutsis, y lograron el exterminio del 75-80 por ciento de la población Tutsi en un poco más de 3 meses.

Alrededor del día 100 del conflicto el Frente Patriótico Ruandés finalmente consigue el control de Kigali (capital del país) obligando al gobierno hutu a huir. Se exiliaron en Zaire alrededor de dos millones de Hutus y fue así como nació el campo de refugiados más grande de la historia, la denominada "Ciudad de los Muertos".

Hoy en día referirse a alguien en la calle como "Tutsi” o “Hutu” está completamente prohibido, debido al gran proceso de reconciliación que ha tenido este país, que desde luego no ha sido fácil. Todos son ruandeses y punto.

Hoy todos son ruandeses.

Fotografía por: Marina Armida

Como ustedes saben mi medio de transporte favorito y sin duda más eficaz es la moto.
Fui a la estación de camiones y decidí tomar un camión rumbo al norte, me dirigí Gisenyi la frontera con la República del Congo.

Decidí aventurarme. Sabemos que para conocer hay que caminar y bueno, debido a las montañas el acceso no es fácil, podría decir muy complicado. Así que me puse mis tenis y mi mochila y me lancé a conocer los lugares más remotos, tomé la ruta llamada Congo Trail, porque me pareció una buena idea y la mejor manera de conocer el país. Seguir esta ruta consiste en caminar desde Gisenyi por un sendero en las montañas por 91 kilómetros en 3 días de trekking, para finalmente llegar al parque Nacional de los volcanes Mozanze y escalar la montaña por otros 14 km hasta llegar al cráter de el volcán Bisoke.

La experiencia fue inolvidable tanto para mí como para mis pies, no solo la exigencia física que esto conlleva, pero también la falta del equipo adecuado para este deporte.

Desde un principio tuve la confianza de admitir que mi condición física no es la mejor.

Ahora imagínense recorrer 14km subiendo una montaña, después de haber caminado 91km. Definitivamente sí llegué a las comunidades más alejadas pero hubieron momentos de cansancio en los que pensé que iba a desmayar y a veces sentí que me moría, el calor estaba a todo, pero con solo pensar, quien me iba a ir a buscar, o que allí me iba a quedar, no tuve más opción que seguir y superar mis límites, obviamente necesitas que la mochila este ligera ya que es mucho tiempo caminando, entonces no debes portar mucho agua por el peso, lo que significa que el agua hay que dosificarla, además que cuando crees que ya vas a llegar… jajajaja no, no vas a llegar todavía.

Después de 91 kilómetros de caminata, es necesario tomarse un break. Los paísajes que tenía enfrente me hicieron ver que valió la pena.

Fotografía por: Marina Armida

Dormí una noche en tienda de campaña y la otra en una casa de huéspedes que es lo único qué hay, estás tan cansada que ya no te importa en dónde duermes. La comida en el trayecto consistió en frutas como manzana y plátano, y uno que otro panecito que me encontré por ahí.

Durante mi recorrido por el lago Kivu, tuve la oportunidad de admirar uno de los paisajes más impresionantes que he visto; el mejor de África en lo recorrido durante #9Countries9Weeks. Y aquí les dejo el video.

La ruta del Congo trail, te lleva a lo largo de la parte oriental del lago Kivu de Ribavu, a través de pequeños asentamientos rurales hasta el hermoso pueblo Kibuye a orillas del lago. Parece un resort de playa tropical olvidado; una mezcla de edificios coloniales olvidados, concurridos mercados, calles arboladas y playas de arena rojiza con remanentes de erupciones del volcán vecino. Pude observar las diversas actividades y cómo viven los aldeanos de la zona. Mientras  recorrí el pueblo me encontré que cuentan con hoteles muy bonitos en la orilla del lago. El lago hace frontera con Burundi y con la República del Congo.

Para regresar al punto de partida, sale un barco de madera en no muy buen estado, a las 5 am y llegas a las 7am a Gisenyi. La gente que hace esta ruta se dirige a las aguas termales que están súper cerca de el puerto de Gisenyi, pero yo ya no tuve tiempo por que tenía que ir a Muzance a escalar el volcán bisoke y el camión me iba a dejar, aquí si son muy puntuales.

Ahora quiero compartirles algo muy curioso que viví en Ruanda: lo que yo comparé con la radionovela. Mientras caminaba por la ciudad, me percate que desde adentro de un local muy pequeño hay un hombre trasmitiendo una película, la cual los habitantes del lugar se reúnen para escucharlo a través de parlantes, de amplificadores de sonido, y bocinas que ponen en la calle, lo que me llamó la atención es que es el mismo hombre el que hace en traducción simultánea, la misma voz para todas las voces de la película, además de que cada vez que hay una frase, el señor le pone pausa y la traduce, se podría decir que él va traduciendo la película hasta crear la historia, tienes que poner muchísima atención para entender el trama porque nunca sabes quién de los personajes de la película esta hablando.

Me encanta ver sonreír a los niños.

Fotografía por: Marina Armida

Ruanda se a convertido en un país para conservar y visitar a los gorilas. Después de la premiada y conocida película estadounidense de Dian Fossey “Gorilas en la niebla”, la cual es una autobiografía de esta mujer quien dedicó su vida al estudio y conservación de estos animales; ella luchó sin cesar para que la cacería ilegal de estos asombrosos animales parara. Su muerte todavía es un misterio por que nadie supo qué fue lo qué pasó, algunos creen que fueron los cazadores y otros que fue su novio.

La visita y búsqueda de los gorilas en su hábitat natural se ha convertido en la mayor actividad turística de Ruanda y además una fuente de ingresos para el país, ya que los turistas que deseen verlos tiene que pagar alrededor de 1500 dólares por la experiencia, realmente verlos es asombroso. Ruanda cuenta con 62 familias de gorilas y me encanta que los ves en su hábitat natural.

Uno de los principales propósitos de #9Countries9Weeks, ha sido detenerme en lugares que tienen secretos por contar, acertijos por descifrar y paisajes por capturar. Ruanda no ha sido la excepción...

Me voy con gratos recuerdos de Ruanda.

Fotografía por: Marina Armida

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook