Lifestyle

Kenia, la esencia de África

Autor: Marina Armida

Los maravillosos paisajes contrastan con la oscuridad y desolación que permea el campo de refugiados más grande del mundo

Fotografía por: Marina Armida

Kenia es el país africano que se define por su estabilidad, tras su independencia de la Corona Británica en 1963, no obstante, la corrupción ha impedido que el gobierno se mantenga estable, algunos sectores reformistas han motivado a que se implantara un sistema pluripartidista.

El próximo 8 de agosto son elecciones y ya se siente el ambiente tenso, se ven las movilizaciones, la gente apoyando a su favorito y se esperan protestas y manifestaciones, incluso existe la posibilidad de que haya un boicot sobre el sistema de conteo electoral.

Pese a que existen ciertos sectores que impiden el progreso del país, son más los detalles que hacen de Kenia un país inigualable. Les platicaré de algunos:

El turismo y la biodiversidad son factores claves, ya que diario cientos de turistas hacen recorridos para explorar y fotografiar a las miles de especies que viven en este territorio.

Durante el recorrido puedes encontrar los "big five" (elefantes, búfalos, leones, rinocerontes y leopardos), a estos majestuosos animales se les llama así porque son relativamente difíciles de ve,  pero aquí con un poco de paciencia los puedes ver a todos.

En Kenia viven todo tipo de aves, durante mi recorrido pude ver flamingos y pelícanos blancos, los cuales se han convertido en mis favoritos.

Por otra parte, las jirafas y su hábitat es un tema de emergencia para las autoridades de protección de especies animales, y es que, la cacería ilegal y la tala de árboles han provocado que la especie se reduzca actualmente a 90 mil ejemplares y aunque la mayoría de ellas viven en parques nacionales, ellas necesitan árboles más grandes que sólo se encuentran en la vida silvestre.

"Una jirafa se toma entre 13 y 16 meses antes de estar listo para abandonar el vientre materno."

Durante mi recorrido también pude apreciar a los hipopótamos, considerado el animal más peligroso de África, cerca del lago Nakuru, a unos 30 kilómetros al oeste, se encuentra una reserva llena de hippos y en esa misma reserva es donde se filmó la película "Out of Africa".

Fotografía por: Marina Armida

La buena infraestructura que posee Kenia, respecto a otros lugares de África lo convierte en un destino que vale la pena visitar. Cuenta con hoteles de lujo, safaris de prestigio, reservas con diversas especies de animales y una serie de paisajes que conquistan inmediatamente a cualquiera, la atardeceres de este lugar te dejan si aliento.

Fotografía por: Marina Armida

Kenia se encuentra llena de destinos turísticos, los más conocidos: el Kilimanjaro, la reserva nacional Masai Mara, el parque nacional Amboseli, el lago Nakuru; sin embargo, el desarrollo de estos lugares contrasta con la realidad que vive la gran parte del país y es que, en la otra cara de la moneda se encuentra el campo de refugiados más grande del mundo: Dabaab, ubicado cerca de la frontera con Somalia.

Este campo de refugiados es como una ciudad con 5 divisiones, en ella viven alrededor de 256 mil personas, entre ellos somalíes que huyeron desde 1991 de la guerra civil a causa de las brutalidades cometidas por los islamistas radicales y de la sequía. 

Para llegar a Dadaab requieres de permisos especiales: primero, tienes que regístrate en la oficina de prensa, luego te dan un papel que tienes que llevar a "refugee affairs secretariat" y con ese permiso vas a las oficinas de la ONU para la autorización.

A Dadaab se ingresa en un avión de la ONU y en ese mismo regresas, no hay forma de llegar en coche debido a que los retenes y la situación política es tan tensa entre la ONU y el gobierno de Kenia que da pie a emboscadas y robos por la carretera.

Tuve la oportunidad de conocer Dadaab y de presenciar las situaciones drásticas en las que llegan los refugiados de Somalia, después de todo el esfuerzo y la perseverancia de recorrer 7 días sin alimentos y sin agua, aquellos que logran llegar son leyenda.

Fotografía por: Marina Armida

En esta misma región está el campo de refugiados Kakuma, las personas de aquí son refugiados de Sudán del Sur y de Somalia, en este lugar hay más de 14 mil niños, algunos llegaron acompañados de un familiar y otros más completamente solos, la cifra de estos últimos ha aumentado 75% desde hace 5 años.

Ellos no tienen quien vea por ellos y lo único que pueden ofrecerles en el refugio es un techo que los mantenga seguros y educación. ¿se imaginan que pasaría con todas esas personas si cierran el refugio?

Tristemente en lo que va del año, han empezado a cerrar parte del campo de Kakuma, dada su magnitud, tienen que ir por partes y encontrar un lugar para estas personas, ya que las condiciones de su país no están para que regresen y desde luego ellos no quieren volver.

Fotografía por: Marina Armida

En #9countries9weeks he tenido la oportunidad de conocer diversas etnias africanas, que personifican los colores, las tradiciones y los ritos de cada rincón de África. Esta ocasión conocí a los masái, la tribu más significativa de Kenia, quienes no cultivan la tierra y no la considera como propiedad, a esta tribu la define por su amor a la libertad y también por su altura.

Sin duda, al igual que en otros países africanos que he visitado, la pobreza en Kenia es el principal problema, y aunque por un lado me encuentro con un destino turístico de primera, en donde la preservación animal es la principal fuente de ingreso, por el otro, pude ser parte de la oscuridad que permea el campo de refugiados más grande del mundo.

Un país, distintas realidades y diversas historias por contarse...

Fotografía por: Marina Armida

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook