Realeza

Las confesiones de las Primeras Damas

Autor: CARAS México @CARASmexico

Laura Bush, Hillary Clinton y Cécilia Ciganer se atrevieron a confesar los episodios secretos de su vida como esposas de presidentes.

Tres mujeres casadas con tres de los políticos más poderosos del mundo, contaron los secretos de sus vidas como primeras damas. Estas son las historias de Laura Bush, Hillary Clinton y Cecilia Attias.

Como si se tratara de estrellas de cine, las esposas de los presidentes deben aprender a actuar de acuerdo con la ocasión. Deben estar siempre impecables, sonrientes con sus invitados, disponibles para los actos públicos y, por si fuera poco, tratar de caer bien a la opinión pública. La mayoría de ellas tiene que pasar de una vida anónima y corriente a convertirse en centro de atención, a cuenta de las ambiciones políticas de sus esposos. Sin embargo, deben mantener un rol pasivo, discreto y ser incondicionales con ellos en medio de las tormentas.

Desde hace algunos años, las primeras damas han roto el silencio, y una vez terminados los mandatos o la relación con sus parejas (lo que ocurra primero), se han animado a confesar los episodios secretos de su vida como esposas de presidentes. Las primeras en hacerlo fueron Nancy Reagan, que le abrió su corazón a Michael Deaver, antiguo asesor de su esposo, encargado de redactar su biografía 'Nancy'. En ella, la ex primera dama de uno de los periodos más importantes de la historia reciente habla de manera abierta sobre la enfermedad de su esposo, quien padeció Alzheimer. Su predecesora, Bárbara Bush, también se sentó a recordar y publicó 'Reflexiones, la vida después de la Casa Blanca'. No obstante, los libros de estas dos mujeres se quedaron cortos en cuanto a revelaciones comparados con los que ha publicado la nueva generación de esposas presidenciales. 

Para Laura Bush, esposa del ex presidente George W. Bush, escribir sus memorias fue una buena forma de enfrentar sus demonios. El libro Spoken from the heart no se limita a su época como primera dama, sino que se remonta a los años de universidad, cuando Laura ocasionó un accidente de tránsito en el que murió uno de sus mejores amigos. La culpa y el dolor de ese episodio cambiaron su vida para siempre. Otra de las revelaciones importantes de su publicación tiene que ver con las opiniones encontradas de ella y su esposo frente al matrimonio homosexual durante su campaña.

Para Laura se trataba de un tema delicado, que tocaba los derechos de los individuos y el libre desarrollo de la personalidad. Para George W. Bush, en cambio, fue un asunto que convirtió en eje de su campaña, que se centró en defender a la familia tradicional y los matrimonios heterosexuales. Según Laura Bush, esto fue causal de muchas discusiones acaloradas entre ambos. En el libro habla, además, sobre los problemas de alcoholismo de su esposo y declara que tiene una guerra con su suegra, la también ex primera dama Bárbara Bush.

La ex primera dama de Estados Unidos, Hillary Clinton,vivió un verdadero calvario en su camino hacia el éxito político, pues a pesar de que es una abogada muy inteligente y capaz, debió soportar el escándalo cuando su esposo, el entonces presidente Bill Clinton, tuvo una 'relación inapropiada' con Mónica Lewinsky. En su libro Living History, Hillary narra con lujo de detalles el episodio que se convirtió en titular de los principales medios mundiales y confiesa que seguir adelante con su matrimonio fue la decisión más difícil de su vida. La publicación ha recaudado más de diez millones de dólares y, para muchos, es un excelente relato que mezcla acontecimientos políticos con anécdotas y situaciones de una familia norteamericana en medio del poder. 

Pero en Europa 'también se cuecen habas' y el libro de Cécilia Ciganer Attias (ex esposa del presidente francés Nicolás Sarkozy), escrito por la periodista Anna Bitton no tuvo ninguna consideración con el padre de sus cuatro hijos; lo describe como un sujeto mujeriego y tacaño. Remata diciendo que es un hombre con 'serios problemas de comportamiento', que no quiere a nadie excepto a él mismo y no lo considera calificado para ejercer como presidente de Francia.

También cuenta que su llegada como esposa de Sarkozy al Palacio del Elíseo fue parte de un montaje para presentarlo como hombre de familia, pues desde 2005 Cécilia Ciganer vivía un apasionado romance con el publicista Richard Attias, quien hoy es su esposo. Desde entonces la separación del matrimonio Sarkozy era inminente, pero ella decidió apoyar a Nicolas. Sin embargo, su amor por Attias resultó más fuerte, y para demostrárselo se divorció del presidente en pleno mandato. Sarkozy no perdió el tiempo y dio rienda suelta a su romance con Carla Bruni.

Según Cécilia, el anillo de compromiso que su ex esposo entregó a la cantante y actriz italiana era una réplica del que ella había recibido para casarse con el político, 20 años atrás.

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook