Realeza

Charlene Wittstock, de nadadora a princesa

Autor: Erika Roa

Elegante y moderno, así es el conquistador estilo de la futura de Mónaco

Fotografía por: Getty Images

De nadadora a princesa ¿hay algo más complicado de transformar? No parece. De una chica cuyas prendas clave en su vestidor son unos pants y tenis ahora lo más sport que viste Charlene es un traje Armani dos piezas. ¡Vaya cambio!

Pulir a la ahora princesa monegasca ha sido trabajo duro y el responsable de este fashion emergency "real" ha sido nada más y nada menos que Giorgio Armani. Podría decirse que es su diseñador de cabecera. Y el primer consejo que ha dado este "Dios padre" de la moda a la novia de Alberto de Mónaco ha sido "menos es más". Con una constitución algo cuadrada por su afición a la natación, la sudafricana tiene hombros grandes y lo que más le beneficia son líneas asimétricas que disimulen el ancho de su espalda.

También el lucir pocas pero buenas joyas ha sido un buen consejo tomado por supuesto por ella. Charlene suele usar todo tipo de artes y pendientes, sus marcas casi siempre son Cartier y Repossi (su anillo de compromiso es de esta marca). En cuanto a bolsas, siempre son discretas y pequeñas, si es de noche las lleva con incrustaciones de piedras preciosas. En zapatos es mucho más atrevida y es quizá el accesorio más llamativo que usa.

El cambio es notable y digno de un aplauso, Alberto no se equivocó en pedirle a su amigo italiano que asesorara a su prometida. De hecho el traje de novia de Charlene lo ha diseñado y confeccionado Armani que sin duda con éste se graduará con honores.

Comenta esta nota

No necesitas estar registrado ni iniciar sesión en Facebook