Carta de Paola Albarrán para Carlos Bremer

Mi Charly te escribo esto después de 4 días de negación, pensando que es una especie de pesadilla o de mala broma que acabará en algún momento

carlos-bremer-paola-albarran.jpg

¿Cómo se puede perder a un amigo tan amado de un día para otro? Sin duda no estábamos listos y no estoy segura de que algún día pudiésemos estarlo, pero tu partida deja un hueco enorme en el corazón de todos.

Aún recuerdo la noche en la que le explicábamos a los niños que las tres estrellas en el cielo se acercaban a dejar regalos. Tú dejaste este plano y te convertiste en una estrella más; grande y luminosa.

Carlos, como un rey de los regalos eternos y las enseñanzas, siempre ahí para recordarnos que hay que aspirar a ser un astro que brille en todos los sentidos como tú lo hiciste, a pesar de que siempre preferiste hacer brillar primero a los demás. Ese fue tu mayor logro. Te dedicaste a convertir a todos en estrellas.

Con un sentido de la intuición sobre desarrollado, apostabas por la gente, y por los nuevos talentos que destacarían en nuestro México querido, y en el resto del mundo. Siempre poniendo a todos en primera fila, sin importar quienes fueran, te rodeaste de grandes estrellas, y tú terminaste por convertirte en una de ellas.

Ahora desde el cielo brillas como ninguna otra. Divertido como pocos, autentico como nadie. Espontáneo y gran amigo en toda la extensión de la palabra; siempre humilde, abierto, y dispuesto a compartir tu tiempo. El tamaño de tu corazón no era normal.

Pocos saben dar sin recibir a cambio. Siempre apoyaste las causas que hacían brillar a los demás, o que simplemente brindaban oportunidades para poder ver la vida de pie. Reconocías a superhéroes en todos lados y hacías de lo cotidiano algo extraordinario.

Recuerdo el día que llegamos tarde a una cena con los Clinton por detenernos a comer hamburguesas. O el día que después de haber pedido el menú completo 3 veces del Nobu saliste diciendo que “ahora sí era hora de cenar”, por lo que acabamos en el Five Guys de Time Square tomando Coca-Cola, pasando una de las noches más divertidas de mi vida. La gente pasaba y seguramente creían que estábamos más borrachos que nadie, pero no, y eso eras tú: Coca Cola Light y muchas risas. Cuando la cosa se ponía más formal, pues entonces una rodaja de Limón amarillo en tu vaso era lo que marcaba el protocolo. No te gustaba la etiqueta, te gustaba la gente de verdad con la mirada derecha.

La gente sincera y de una pieza. Suena fácil, pero es difícil apegarse siempre a lo sencillo. Te gustaba la cámara, la farándula, las estrellas, la grilla. Te gustaba la gente, el mundo, el deporte, las medallas. Te gustaba hacer sentir bien a los demás y lograbas que el presidente de los Estados Unidos confiara en ti.

Lograste crear al boxeador mejor pagado de la historia, que Luis Miguel cantara para tus amigos y te volviste el tiburón más querido de todos. Y todavía en tu funeral te cantó Emmanuel. “Sentirme vivo”. ¡Sólo tú! En un mar de olas, en un mar de fracasos, de retos y egos, siempre fuiste el tiburón más poderoso sin ganas de serlo. Tu seña favorita: el índice regalando protagonismo al prójimo. Ese sí fue tu deporte favorito: hacer brillar más a los demás.

La humildad fue tu bandera y el humor negro tu himno. Impecable tu generosidad y transparente tu bondad. Acá abajo, te recordamos con cariño, y entre que lloramos y reímos con tu memoria.

Gracias por tu legado de amor por los demás. Gracias por cambiar vidas en vida. Gracias por tu amistad que valoro mucho. Te acabas de ir y ya haces falta. Estoy segura de que estarás ahora diciendo que por allá arriba “está con madre”, como tanto te gustaba decir. ¡Vuelta alto tiburón! Te vamos a extrañar siempre. -Chori

Más contenido como este
Además de la influencia en su educación y valores, Linda Helú fue pilar para sentar las bases del patrimonio de Carlos Slim
Más allá de las cifras millonarias, estas cinco familias han dejado una huella imborrable en el desarrollo económico de Nuevo León y de México
La red de atención médica privada más grande de México, Hospital Ángeles, con 28 hospitales es parte del Grupo Empresarial Ángeles
La Villa Deportiva Carlos Bremer tiene capacidad para albergar a cerca de 250 atletas permanentes y beneficiar a 45 mil deportistas al mes en todas sus instalaciones
Conversamos con la originaria de Tenerife, quien se ha convertido, en la última década, en un referente en la industria musical a través de la creación de uno de los festivales más importantes del mundo, Starlite Occident, y su labor filantrópica con la Gala Starlite, que este año celebra su decimoquinta edición