¿De verdad Lady Di fue tan buena madre con William y Harry?

lady di y sus hijos

La historia de Lady Di la conocemos: cariñosa, presente y con el deseo de que llevaran una vida lo más normal posible, pero, ¿lo logró?.

Por Gabriella Morales-Casas #ElPrincipado

Ahora que son adultos William y Harry han mostrado caras distintas… Analizamos con expertos la relación de Lady Di con sus hijos y cómo los afectó dos décadas después de su muerte. “No sé si estoy haciendo bien o mal con mis hijos al mostrarles el dolor y la realidad del mundo tan cruel como es, no los protejo, quiero que crezcan sabiendo lo que es la vida; pero quizás les haré más daño porque viven en un mundo que no es el real”. Así lo escribió la propia Diana de Gales en su biografía de 1992 Diana’s Story de Andrew Morton, el biógrafo oficial y elegido por la propia Diana para contar su historia de vida, escribió en su libro.

diana de gales e hijos

Foto Getty Images

Y tiene razón…

Su buena intención por hacerlos niños más sensibles y amorosos con empatía hacia los otros, pudo ser buena idea para no repetir los patrones de frialdad por los que son famosos los Windsor, pero las consecuencias se miran ahora: Harry ha declarado en varias ocasiones que su salud mental estuvo comprometida tras la muerte de su madre y que, básicamente, vivir en la familia real fue un tormento durante toda su vida.

“Fue una gran madre”

Esa percepción es casi universal, todo el mundo opina lo mismo sobre diana y la periodista de Elle UK Carolyn Durand, co autora del libro Finding Freedom sobre Harry y Meghan lo explica: “Diana no fue solo una pionera. Rompió el reglamento real. Es famosa por su innovador trabajo humanitario, pero sus amados hijos siempre tuvieron la máxima prioridad en su vida. Su influencia perdura en la paternidad del príncipe William y la duquesa de Cambridge, y el príncipe Harry y la duquesa de Sussex”. Suena ideal, pero ninguna madre es tan perfecta, ni siquiera Diana. “No existe tal cosa como la madre ideal”, dice la autora israelí Orna Donath, socióloga autora del ensayo Madres arrepentidas que visibiliza el gran desafío y responsabilidad que implica ser madre y cómo el temor a equivocarse o la lucha con la propia personalidad de la mamá puede resultar complejo y tormentoso.

diana de gales

Foto Getty Images

“Lo que vemos de Diana o de cualquier otra figura pública, e incluso de mamás comunes y corrientes que son nuestras amigas, hermanas o tías, es lo que ellas quieren que veamos. Por eso si una mamá pierde los papeles en la calle y llora o regaña y hasta golpea a sus hijos las juzgamos terriblemente… Las ‘mamás perfectas’ lo son siempre en público y eso no es normal”, dice Donath.

¿Qué hacía distinto Diana?

Primero que todo ser muy física con sus niños, era abrazadora y cariñosa: los besaba, los acariciaba y les sonreía constantemente. Además, los llevaba a pasear, iban a eventos deportivos, a las ferias y parques de diversiones y los dejaba ir a las fiestas de sus amiguitos; en los 80 que McDonald’s estaba de moda en el mundo la princesa de Gales llevaba a sus hijos a disfrutar como a todos los niños de su tiempo. El día que llegó al primer McDonald’s de Londres la prensa enloqueció… Los príncipes no comen “chatarra”. Lo que para nosotros parecería normal para la realeza es lo opuesto: sus dietas son controladas y elaboradas por chefs de alto nivel, los juegos privados permanecen privados y, de acuerdo a los estatutos de etiqueta británica, los niños educados nunca hacen berrinches o gritan en público. Harry y William tampoco lo hacían, pero Diana los dejaba ser.

diana de gales

Foto Getty Images

Así fue como Harry les sacaba la lengua a los fotógrafos cuando era un bebé de 4 años o William los saludaba cuando le tiraban fotos, algo a lo que se acostumbraron desde muy pequeños y aunque Diana trató de defender su intimidad (es famoso el video en los Alpes donde tapa una cámara con la mano), el tiempo ha demostrado que esto era una utopía.

¿Qué les enseñó en lo íntimo?

A mirar a otros. La princesa de Gales llevó a William a conocer a un amigo de ella, Adrien, un joven con VIH en etapa terminal al que conoció en una de sus visitas a un centro de ayuda a personas seropositivas. Adrien se volvió el motivo que la impulsaba a aguantar su triste papel como princesa de Gales, según dijo la propia princesa en las famosas cintas que envió a Morton para su biografía. “Adrien se convirtió en mi luz, claro que mis hijos son mi principal motivo, pero yo, Diana, no tenía nada mío, ningún propósito propio… Ayudar a alguien a sobrellevar algo tan difícil me llenó el alma, me dio fuerzas para vivir, me dio lo que no había tenido nunca en mi vida: un amor genuino por dar sin esperar nada”.

diana y sus hijos

Foto Getty Images

Lady Di pasaba gran parte de su tiempo con su amigo y durante las vacaciones navideñas en Sandringham la hermana de Adrien la llamó con urgencia porque él quería verla. Diana regresó a Londres para estar. Unos días antes de que muriera Adrien, la princesa llevó a William a conocerlo y a platicar con él. “Charles me dijo que era algo muy duro y que no debía someter a William a eso, pero yo quería que viera lo que es el dolor y lo que puede transformar en una persona el amor cuando la recibe aun en el momento más fuerte”. “William fue fuerte, no se impresionó, no lloró, no se quejó, platicó con Adrien y vi en los ojos de mi hijo la fe y la esperanza, la bondad que lleva dentro y que sé que lo hará un ser compasivo con los otros, cuando sea rey”, dijo la princesa a Morton.

Nadie sana por “ósmosis”

Su prematura muerte cortó la educación emocional de sus hijos en un periodo en el que la guía materna sigue siendo fundamental. “La madre es el vínculo más primario e importante desde el vientre: cuando el niño nace la cercanía física de la madre y el cuidado emocional es lo que definirá la sanidad del niño en adelante, hasta los siete años”, dice el sicoanalista el Dr Rafael Solana. En el caso de una persona que construyó una actitud patológica en la adultez, pero que tuvo una madre cariñosa en la infancia, “puede remediar casi cualquier conflicto interno emocional”, dice Solana, “pero no a través de cosas mágicas, sino de apoyo sicológico y terapias”. En este sentido, Harry y William han perdido tiempo valioso para sanar sus heridas y traumas de la infancia al no haber contado con ese apoyo después del shock de la muerte de Lady Di.

lady di y sus hijos

Foto Getty Images

Te puede interesar: ¿QUÉ SIGNIFICA EL OUTFIT DE LA ESTATUA DE DIANA? “La terapia es un estilo de vida, es como comer saludable, ir al gimnasio o dormir bien”, dice por su parte la tanatóloga Érika Morales: “No han sanación sin duelo y no hay sanación sin consciencia; esta llega por dos motivos: la voluntad, la terapia y una red de apoyo. Si los príncipes William y Harry no lo tuvieron en la infancia aún pueden hacerlo. No es extraño que Harry haya visto en Meghan su salvación; ella no lo es, porque nadie es tu salvador más que tú mismo, pero si ella es parte de su trayecto y su proceso, entonces está bien, es su red de apoyo”.

Los patrones de Lady Di que repiten…

En su afán porque no fueran como los Windsor, Diana les dio una vida normal a sus hijos, pero lo que es “normal” para nosotros para ellos era extraordinario; incluso para ella misma: Diana fue una niña abandonada emocional y físicamente por su madre (se fue de casa cuando era muy niña), maltratada por su padre y fue testigo de la violencia de género que padeció Frances Shand. La propia Diana aceptó que estaba “muy dañada” y por eso buscó la salvación en Charles. Al no encontrarla incurrió en patrones similares. Te puede interesar: LOS HIJOS DE KATE Y WILLIAM TIENEN QUE OBEDECER ESTAS ESTRICTAS REGLAS Los desórdenes alimenticios, las alarmas de suicidio, los gritos y las lágrimas, los pleitos con Charles en presencia de los niños y las ausencias y separación de los padres delante de ellos. “Los niños se dan cuenta de todo. Si Diana pensaba que no, estaba equivocada. Harry y William crecieron viendo infidelidad, chantaje, victimismo de ambas partes, dolor y angustia”. Como el propio duque de Cambridge dijo a la BBC sobre la entrevista de Panorama de 1995: “Solo acrecentó la paranoia de mi madre y empeoró la relación con mi padre”.

princesa diana y sus hijos

Foto Getty Images

Al no cuidar de ella, Diana no cuidó no cuidó lo que estaban viendo sus hijos. “Es totalmente involuntario, ninguna madre quiere dañar a sus hijos, todos los padres hacemos lo que creemos que es mejor, pero no tenemos las herramientas para hacerlo; lastimamos sin querer”, dice en su libro Las heridas de la infancia Anamar Orihuela. Te puede interesar: Los cinco bolsos favoritos de Lady Di, siempre presentes en su fondo de armario Si a eso sumamos su trágico deceso, entonces podemos entender que el recuerdo agridulce de Diana se postra sobre sus hijos despojados y sin una educación emocional posterior adecuada para enfrentar sus vidas futuras. “Como hombres de familia son dedicados, pero William sabe que tiene una obligación con su familia y el estado y nunca traicionaría a la institución como lo hizo Harry”, comenta por su parte Camilla Tominey, editora de The Telegraph, otra férrea crítica de los Sussex.

¿Quién se parece más a Lady Di?

Dicen que Harry por la libertad de pensamiento y rebeldía, pero también por el existencialismo y los desafíos emocionales que libra; al igual que su madre se pelea con quien es y lo que se espera de él. Pero si William es serio, formal y comprometido, tampoco es tan distinto… Diana cumplió a cabalidad con su papel como madre de un futuro rey y también como filántropa, embajadora y vocera de causas sociales que hasta que ella las tocó, nadie las había tomado en cuenta (el cáncer infantil, la crisis del VIH, los campos minados de África y la hambruna en infantes, por mencionar algunos); el compromiso y la disciplina de la princesa fueron a prueba de balas.

harry y diana de gales

Foto Getty Images

“William puede estar más alineado a los Windsor, pero tiene toda la voluntad y la fuerza de Diana. Los dos son su legado”, dice Andrew Morton y es altamente creíble.

william y diana

Foto Getty Images

Hay quienes dicen que Lady Di estaría feliz de que Harry se haya separado de la familia real, y hay quienes piensan que estaría tristísima de la división familiar con su padre y su hermano. La felicidad de sus hijos siempre fue su prioridad, según documenta el libro de Morton, “y una grieta entre hermanos siempre es una mala noticia para cualquier padre o madre, al no estar Lady Di la grieta se hace mayor”, dice el especialista. Lo único cierto es que ella no está y que los dos jóvenes tienen la vida por delante y la posibilidad de elegir sanar sus heridas de la infancia y patrones ancestrales por sí mismos, ya sea solos o juntos. Esta por verse en los próximos años.

hijos de lady di

Foto Getty Images

Seguir leyendo: LADY DI: LA PRINCESA QUE SOÑABA CON SER BAILARINA DE BALLET

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Editora web y Social Media Manager de la revista Caras México de Editorial Televisa.
Más contenido como este
El monarca británico regresó hace unos días sus actividades públicas tras permiso de sus médicos
La falta de mantenimiento de Royal Lodge, donde el príncipe Andrés y su exesposa Sarah Ferguson viven, pone en evidencia la complicada situación económica del duque de York
La esposa del príncipe William dio a conocer en redes sociales la fotografía tomada por ella
En este extracto del artículo publicado en la edición de CARAS de mayo, nuestra experta en realeza habla de la batalla contra el cáncer que está teniendo la princesa de Gales en medio de una crisis mediática.
Durante un ejercicio de rutina, los caballos militares se asustaron por los ruidos de una construcción, al seguir su instinto corrieron por las calles de Londres