Alejandro Ramírez nos platica de los 20 años del Festival Internacional de Cine de Morelia

alejandro-ramirez-FICM.jpg

El director de Cinépolis celebra los primeros 20 años del Festival Internacional de Cine de Morelia, un proyecto que ha colocado a la industria cinematográfica mexicana a nivel mundial.

Por María del Mar Barrientos Producción Marcia Frías Paulin Realización Karen Huerta Fotos Karla Gómez

Bien dicen que los sueños se hacen realidad y Alejandro Ramírez Magaña sabe de esto. Desde niño, el empresario tenía claro que el cine era su pasión, “no hay satisfacción más grande que el trabajar en lo que uno más disfruta, en tu propio país y en el lugar donde siempre has sido feliz. Para mí, Morelia siempre me ha traído recuerdos de una infancia feliz”. La importancia del núcleo familiar Alejandro no titubea al hablar de la ciudad que lo vio crecer rodeado del amor de una gran familia. “Es un lugar bellísimo y con muy buena calidad de vida que siempre me remite a un ambiente familiar. Vivíamos al lado de la casa de mis abuelos, enfrente de los hermanos de mis papás y el resto de la familia estaba a unas cuadras de distancia.Crecí rodeado de primos, tíos, abuelos y son los recuerdos más bonitos que tengo de mi infancia”. Quizá por eso, Alejandro sabía que habría mucho por hacer para explotar la belleza de esta ciudad del país y superó sus expectativas. Desde niño, el empresario disfrutaba del cine de una manera muy peculiar: “Literalmente, crecí al lado de una sala de cine. La pared de la parte trasera de mi casa colindaba con el cine que aquel entonces, eran los Cinemas Gemelos de Morelia, los primeros en esa parte de la ciudad. Ahí pasaba todas las tardes”, confiesa emocionado. Y sin titubear, sabía que ese sería su destino. “El cine es parte de mi ADN, mis fiestas de cumpleaños las celebraba ahí con mis compañeros de la escuela”. Con el tiempo, Alejandro se enamoró del arte y la cultura, y su gusto por el séptimo arte creció gracias a dos personas.

Alejandro Ramírez nos platica de los 20 años del Festival Internacional de Cine de Morelia

“Mi papá es un gran emprendedor y un gran empresario. Él y mi abuelo empezaron con Cinépolis hace más de 50 años. El cine Morelos se convirtió en el Cine Morelia y ahí es donde se lleva a cabo el festival. Mi abuelo construyó esa sala en 1956 y la remodelamos en 2003”. Por si fuera poco, de ellos adquirió la sabiduría que implica estar al frente de un negocio familiar y una de las empresas más sobresalientes de México. “El amor al trabajo es fundamental. Los dos tienen una ética profesional que ha sido muy importante en todo mi desarrollo profesional y el amor a tus colaboradores lo es todo”. Su lema es: “Uno llega tan lejos como el equipo que lo sustenta. Ellos siempre tuvieron claro que si no armas un buen grupo, no vas a prosperar y me enseñaron la importancia de formar equipos sólidos. No por nada, el Festival Internacional de Cine de Morelia ha llegado tan lejos”. El éxito de un gran festival “Esta gran muestra cinematográfica, que comenzó como un sueño, está por cumplir sus primeros 20 años en los que ha crecido de manera espectacular. Cuando empezamos, la industria mexicana del cine atravesaba una crisis muy profunda. El primer año del festival solo tuvimos un largometraje nacional que fue Nicotina, e incluso fue la cinta inaugural, pero no había más”.

Alejandro Ramírez nos platica de los 20 años del Festival Internacional de Cine de Morelia

Y es que si algo celebra Alejandro es el hecho de que las producciones cinematográficas en México han crecido de una manera abismal. “En ese momento se producían de cuatro a cinco películas por año, hoy se producen más de cien y es una maravilla. Actualmente vivimos una circunstancia muy distinta a la de hace 20 años cuando arrancó este festival. “Y gracias al Festival Internacional de Cine de Morelia fue que México adquirió un importante lugar en el cine mundial. Nadie conocía el festival, pero desde el inicio tuvimos la suerte de convocar a grandes maestros del cine, como Berner Gerson, a talentos de la actuación, como Salma Hayek y Julia Ormond, figuras de la literatura hispanoamericana, tales como Fernando Vallejo”. Orgulloso, Alejandro se congratula de haber iniciado este proyecto que nació con estrella y del que guarda los mejores recuerdos de sus inicios cuando pasaba casi inadvertido. “El día de clausura de la primera edición, todos cupimos en un autobús para irnos a la fiesta de cierre que fue en mi casa. Era algo tan familiar que podíamos hacerlo de esa manera tan íntima”. Hoy, la historia es distinta. “Ahora ya es un festival muy grande, donde hay funciones en varias salas, ruedas de prensa y fiesta de manera simultánea. El encuentro ya tiene vida propia porque creció de manera orgánica. Ahora, el público lo disfruta mucho más”. Y ha sido gracias a su gente, que Morelia ya sentó un precedente en la industria, pues Alejandro agradece que sean las grandes personalidades del séptimo arte quienes busquen asistir más allá de una invitación formal. El público viene de todas partes del mundo al igual que los críticos y cinéfilos de corazón. Sin embargo, el empresario asegura que la visita de estas notables figuras ha hecho del festival algo único gracias a tres grandes padrinos.

Alejandro Ramírez nos platica de los 20 años del Festival Internacional de Cine de Morelia

“Podría contar grandes anécdotas, pero creo que estos tres famosos cineastas mexicanos nos han acompañado a lo largo de estos 20 años. Alejandro González Iñárritu, Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón han venido numerosas veces a presentar sus distintos proyectos. Son grandes amigos y grandes acompañantes”. Asimismo, el festival adquirió tal fama a nivel mundial, que Alejandro guarda los mejores recuerdos de una persona muy especial: “Quentin Tarantino. Nos visitó por primera vez con la cinta Bastardos sin gloria. Estuvo menos de 24 horas en México y pasó 16 horas en Morelia. Quedó tan contento que prometió que regresaría. Por supuesto pensé que lo decía porque realmente estaba entusiasmado, pero claro que se le olvidaría. Pocos meses después, nos escribió preguntando las fechas de la siguiente edición para incluir la visita en su agenda. Y al año siguiente llegó con cinco latas de celuloide de películas de 16 mm de su filmoteca personal con cintas que le fascinan y que incluyen al cine mexicano. Ese tipo de experiencias son las que han engrandecido al festival”. Un hombre visionario Con el paso del tiempo, Alejandro Ramírez también ha tenido un desarrollo invaluable a nivel personal. “Sin duda, estos 20 años han sido un gran aprendizaje. Cuando incursioné en la industria, en 1996, había una enorme irrupción en la industria en México. La liberación del mercado de cintas hizo que pudiéramos trabajar con todos los estudios y distribuidores independientes, porque antes había exclusividades. Cinépolis nace en 1994, me incorporo en 1996 y desde entonces iniciamos la construcción de salas tipo estadio en donde nadie te tapa la vista. Seguramente hay muchas personas que, como yo, recuerdan cuando eran niños y te tocaba alguien más alto adelante, no veías nada y hoy todos vemos de maravilla. Cinépolis ha evolucionado con multisalas, un mercado premium y, hoy por hoy, somos los pioneros a nivel mundial en muchas cosas”.Pero así como el Festival Internacional de Cine de Morelia mantiene su origen, Alejandro Ramírez Magaña sigue siendo la misma persona con sueños y retos por cumplir. “En estos 20 años hemos conservado su esencia y su misión: ser una plataforma para los nuevos talentos del cine mexicano. Para mí es un gusto ver cómo las nuevas generaciones de realizadores nacionales han crecido con el festival. Mi meta es que esta plataforma siga consolidándose para ellos y que Morelia sea un referente de visita para los grandes maestros del cine mundial. Mi sueño es que todos puedan venir al festival”. Descubre la entrevista con Alejandro Ramírez en la próxima edición de CARAS OCTUBRE. Te puede interesar: JUANA ARIAS Y PAULINA DÁVILA VISITAN LA NUEVA POP UP DE CHANEL BEAUTY EN ARTZ PEDREGAL A cuánto asciende la fortuna de la hija de Salma Hayek

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Editora web y Social Media Manager de la revista Caras México de Editorial Televisa.
Más contenido como este
Una de las creadoras de Mind the Gap, la fundación que busca dar acceso en educación a la gente más vulnerable de México
Con motivos del nuevo lanzamiento de Clase Azul, Mezcal San Luis Potosí, personalidades y socialités disfrutaron una noche especial en Polanco
Además de la influencia en su educación y valores, Linda Helú fue pilar para sentar las bases del patrimonio de Carlos Slim
Más allá de las cifras millonarias, estas cinco familias han dejado una huella imborrable en el desarrollo económico de Nuevo León y de México
La red de atención médica privada más grande de México, Hospital Ángeles, con 28 hospitales es parte del Grupo Empresarial Ángeles