Enrique Ponce pausa su carrera en los ruedos

ENRIQUE PONCE
Por Roberto Emilio Palacios

El valenciano Enrique Ponce, anuncia que se retira del toreo por tiempo indefinido, tras ser uno de los mejores matadores de la historia.

El último torero consentido de la afición de la Plaza México, el español Enrique Ponce, dio a conocer sorpresivamente su retiro de los ruedos –por un ciclo sin definir–, tras más de 30 años de enfundarse el terno de seda y oro, como figura de los ruedos taurinos del mundo. “En este momento de mi temporada 2021 he decidido hacer un alto en el camino y retirarme por tiempo indefinido”, dijo Ponce en un comunicado que dio a conocer a través de sus redes sociales, la tarde del pasado 28 de junio. Enrique Ponce nació un 8 de diciembre de 1971 en Chiva, Valencia, España. Con antecedentes taurinos, ya que su tío-abuelo fue el matador de toros valenciano Rafael Ponce “Rafaelillo”. Sin embargo, es su abuelo Leandro Martínez, quien le inculcó su afición por el toreo con apenas ocho años. A esa edad torea por primera ocasión, y al año siguiente, lidia su primer becerro. Tras algunos festejos, debuta como novillero con picadores el 9 de marzo de 1988 en el coso de Castellón, para después presentarse en las dos primeras plazas de importancia de España: Las Ventas, de Madrid, y la Real Maestranza de Caballería, de Sevilla. Al año siguiente lidera el escalafón taurino novilleril con 59 festejos actuados.
enrique ponce

Foto Getty Images

Toma la alternativa el 16 de marzo de 1991, en Valencia, de manos de José Miguel Arroyo “Joselito”, y como padrino, Miguel Baez “Litri”, con el toro “Talentoso”, del hierro de Puerta Hermanos. Confirma su alternativa en Madrid, el 30 de septiembre de 1990, con el burel “Farruco”, de la dehesa de Diego Garrido, ante la presencia de su padrino, Rafael de Paula y, Luis Francisco Esplá, como testigo.
Se presentó en la Monumental Plaza México, el 13 de diciembre de 1992, con Guillermo Capetillo, como padrino, y David Silveti, como testigo de la ceremonia, con el toro “Nevado” de La Venta del Refugio, burel que lo hirió por primera vez en su carrera, con una cornada en el muslo derecho, de tal forma que ya no pudo salir a torear al segundo de su lote. Durante 10 temporadas consecutivas (de 1992 a 2001), Ponce toreó más de cien tardes por año en Europa, para batir el récord que poseía “Joselito el Gallo”, quien actuó en más de un centenar de festejos durante tres campañas.
Enrique Ponce

Foto Getty Images

SU ROMANCE CON LA PLAZA MÉXICO

Luego de ese primer intento fallido en el ruedo capitalino durante la confirmación de alternativa, Ponce, poco a poco, fue ganándose el corazón de la afición, con faenas inmaculadas llenas de calidad, arte y buen gusto, pero que fueron opacadas con el acero, por lo que su registro fue muy bajo en el corte de número de orejas. Sin embargo, obtuvo el derecho de torear en la corrida estrella del 50 aniversario, el 5 de febrero de 1996. En aquella tarde cortó una oreja, con un vestido de luces, del mismo color que usó Manuel Rodríguez “Manolete” (tabaco y oro), cinco décadas atrás en 1946. Descubre el artículo completo en la edición digital e impresa CARAS SEPTIEMBRE

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Editora web y Social Media Manager de la revista Caras México de Editorial Televisa.
Más contenido como este
La creación del primer avión totalmente hecho en México requirió de un gran equipo de empresas liderados bajo la visión de Giovanni Angelucci
Françoise Bettencourt tiene tanto dinero como Elon Musk o Bill Gates, pero su nombre es poco conocido
Beluga, el mejor oyster bar de Masaryk, festejó su segundo aniversario junto a friends and family de la marca, conmemorando la ocasión con un ronqueo de atún.
Dueños del Grupo Soni, un conglomerado con presencia en sectores como el energético, financiero, hotelero y automotriz, la familia Oñate marca pauta en la economía regional
La influencer habló por primera vez tras romper su relación con el rapero Fedez