Ana Pazos- La batalla de la mujer multifacética contra la perfección

Ana Pazos- La batalla de la mujer multifacética contra la perfección

Ana Pazos @anapazoslifecoach Columnista CARAS México “No tengas miedo a la perfección; nunca la alcanzarás” — Salvador Dalí. Qué hermoso suena el concepto de la mujer multifacética, ¿no? Da una idea de poder, control y perfección que nos hemos comprado: o eres esa mujer o no estás a la altura de la sociedad actual. Pero cuando vemos bien los desafíos del día a día resulta que además de ser multifacética hay que ser malabarista: no podemos dejar ninguna pelota, en mi caso por ejemplo, la de mamá, esposa, emprendedora, ejercicio, salud, vida espiritual, cuidado personal, mi familia, mis amigas... Me canso tan solo de enumerarlo, y eso que me he vuelto una maestra en la priorización y el uso de mi tiempo, pero aún así, tengo que aceptar que el día solo tiene 24 horas y no siempre puedo cumplir todo lo que me propongo.

Ana Pazos

Foto: Cortesía

Te puede interesar: Algunas famosas revelan sus tips de belleza Estoy segura de que esto no solo me pasa a mi, y para confirmar mis sospechas hice una encuesta en mi comunidad; sin sorpresa confirmé que la mayoría de las mujeres se sienten agotadas de tantas actividades y responsabilidades. ¿De qué? Aquí solo algunas de las repuestas: - Cansada de que todo mundo espere mil cosas de mi - Cansada de no ser valorada y reconocida - Cansada de no encontrar buenas oportunidades laborales y tener que monetizar mis talentos - Cansada de no tener tiempo - Cansada de tener miedo y sentirme insegura - Cansada de posponer, querer hacer muchas cosas y al final no concretar nada - Cansada de trabajar muchas horas sin lograr mis metas Podría apostar que tú también estás cansada de una de esas cosas, ¿no? Qué fuerte que el acumulo de tareas y la presión que nos auto imponemos nos haga clientas asiduas del agotamiento. Pero, ¿sabes una cosa? Mucho de ese cansancio viene justo de la idea de querer tener todos los aspectos de nuestra vida bajo control y funcionando perfectamente bien. Queremos ser multitasking, ser fuertes, tener la solución a todo en la vida de todos, poner antes de nosotras mismas a quien necesite de nuestra ayuda. Vivimos en la búsqueda permanente del perfeccionismo, pero te tengo una noticia: esa batalla está perdida, el perfeccionismo no existe. Intentar ser perfectas es un gran ejemplo de un hábito negativo que, sus consecuencias son siempre las mismas: el agobio, la frustración, ansiedad y estrés; muchas de mis coaches viven esto porque es absolutamente normal que, aunque intentemos, no se cumplen las expectativas de la perfección. Esto también pone obstáculos a la hora de tomar decisiones porque cualquier acción que queremos hacer va acompañada del miedo al fracaso o del “qué dirán”. Esto es básicamente querer quedar bien con todos, caerle bien a todo mundo, necesitar aprobación y valor. En pocas palabras: quien pierde es la confianza en nosotras mismas. Soy testigo de cómo la búsqueda de la perfección destruye el espíritu innovador, tu pasión y alegría, porque no te arriesgas a hacer algo diferente saliendo de tu zona de confort. ¡Pero ojo! No se trata de renunciar a metas altas y convertirnos en conformistas. Más bien de tener una estrategia que permita darle la vuelta a este cansancio y llevar esa vida de mujer multifacética con más satisfacción y felicidad. La pregunta central es ¿cómo abandonamos esta idea de ser la mujer perfecta, que cumple con todos los patrones exigidos por la sociedad y nuestro auto sabotaje, para convertirnos en nuestra versión más alegre, plena y libre? La buena noticia es que se puede lograr, pero es importante recordar que tenemos que romper con un hábito negativo que vive en piloto automático; nuestro cerebro nos va a poner algunas trabas, por eso necesitas ser persistente por lo menos durante 21 días. Las siguientes acciones te ayudarán :

  • Acéptate tal como eres: no significa que te guste todo de ti o que no quieras cambiar nada; se trata de abandonar la idea de quedar bien con todos, menos contigo misma. Sólo cuando esto suceda podrás comenzar a cambiar.
  • Háblate bonito: concéntrate en tu diálogo interno, echarte porras, valorarte, respetarte, mostrarle al mundo tu valor es una responsabilidad propia.
  • Filtra tus pensamientos: Joseph Carver es claro: “Los pensamientos cambian la química del cerebro”, con nuestros pensamientos modificamos los neurotransmisores. Aprende a reconocer tus pensamientos perfeccionistas y a no darles espacio permanente en tu mente; cuando pienses que si no resuelves todo nada va a salir bien, haz una pausa mental, acuérdate que eres humana y que estás haciendo lo mejor que puedes.
  • Cuestiona tus creencias limitantes mediante preguntas poderosas: Pregúntate: ¿Cuál es el costo de buscar la perfección? ¿Qué estoy perdiendo en cada área de mi vida? ¿Cómo será mi vida cuando no sea perfeccionista?
  • Aprende a manejar los errores y enfocarte en la solución: Cuando cometemos un error, hay que analizar detenidamente cuáles son los factores que lo han provocado, basándonos en hechos, y después desarrollar soluciones alternativas y seleccionar la mejor. Aprende del error, diseña un plan con tareas específicas, implementa y evalúa. Evita buscar culpables, los dramas y emociones tóxicas.
  • Pasa a la acción. La clave para dejar de ser perfeccionista es empezar aquí y ahora, dejar de procrastinar y empezar a actuar, aunque sientas que no estás lista. Elabora un conjunto de pequeñas metas y cada semana checa tus avances, ajustándolas hasta que alcances tu objetivo.
  • Di no sin culpa: Toma hoy la decisión de darle un nuevo significado a la palabra “no” si sabes que afectará negativamente tu tiempo, tu humor, tu vida. En vez de pensar que eres egoísta, que eres mala amiga, que tus hijos no te van a perdonar, piensa en ti y afirma: Decirle ‘no’ a los demás es decirme ‘sí' a mi misma, a lo que realmente importa en mi vida.

Llego el momento de decir BASTA y empezar a cambiar estos pensamientos limitantes por pensamientos que te empoderan. Escribe y repite este decreto toda esta semana: Yo tengo el derecho de decir no y ser asertiva , coherente con mis valores y mis prioridades. En mi trabajo con miles de mujeres veo el gran esfuerzo que hacen para salir adelante en sus proyectos, ser el centro del hogar, de la familia. Este mes de la mujer quiero reconocer la labor impresionante que hacen las mujeres diario, especialmente quienes han estado en primera línea durante la crisis del Covid, por todo lo que han pasado, aprendido, solucionado . Creemos nuestras redes de apoyo con amigas y familia. Y aquí estoy yo para acompañarlas a seguir creciendo, aprendiendo y evolucionando para convertirnos en nuestra mejor versión, ya que este camino no para, es de ajuste constante, con la seguridad que lo mejor está por venir. Te puede interesar: ANA PAZOS: 2022, EL AÑO DE LOS PROPÓSITOS CUMPLIDOS, ¡SÍ O SÍ!

ANA PAZOS- FEBRERO, MES DEL AMOR… ¿O DEL AUTOSABOTAJE?

Ana Pazos @anapazoslifecoach

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Editora web y Social Media Manager de la revista Caras México de Editorial Televisa.
Más contenido como este
Desde hace siete meses que el abogado goza de libertad condicional, beneficio otorgado por su agravado estado de salud.
La actual vicepresidente de Estados Unidos tiene un origen multicultural que ha prevalecido en su familia
La llegada de Víctor González Herrera al panel de tiburones promete una mayor apertura a la sustentabilidad y la responsabilidad social
La hija mayor de Donald Trump decidió alejarse de la política y entrar al mundo del turismo de lujo
Ante las dudas sobre la candidatura de Joe Biden, la vicepresidenta Kamala Harris, se convierte en la primera opción de los demócratas