Ana Pazos - la obsesión por la belleza ¿hasta dónde llegarías?

Ana Pazos - la obsesión por la belleza ¿hasta dónde llegarías?

#Columna Ana Pazos @anapazoslifecoach Yo soy de la idea de que arreglarte, perfumarte, cuidarte el pelo, cuidarte el cuerpo y tomar acción para sentirte bella, son actos de amor propio. El problema empieza cuando esto se trata de una obsesión por lograr los estándares de belleza prácticamente imposibles que nos han impuesto y por los cuales podemos vivir sintiéndonos “inadecuadas”. La pregunta es, ¿cómo empezamos a valorar las cosas que me hacen única y especial? Hace poco leí que Kim Kardashian dijo en una entrevista que “sería capaz de comer popo diario si eso la hiciera mantenerse joven” y creo que es muy representativo del problema y el nivel de presión bajo el que estamos para vernos de cierta manera (y de cierta edad), porque estoy segura de que Kim no es la única que llegaría a esos extremos. Hoy en día llegas al dermatólogo y te dicen todo lo que hay que corregir, los labios, los pómulos, la boca, a frente…y yo me pregunto, ¿cuáles son los criterios que dicen que con todo eso me voy a ‘ver bien’? ¿Quién lo decidió? ¿Tan siquiera, me gusta a mí? Platicando justamente con mi dermatólogo y un amigo cirujano, me hablaban de la cantidad de condiciones mentales que ha generado esta obsesión generalizada, entre ellas una obsesión por prácticamente cambiarse de identidad física para parecerse a alguien más o esos pacientes que ya generaron un tipo de adicción y no pueden parar de hacerse “arreglos” ¡porque nada los satisface! Claro, los estándares de belleza siempre han existido. Siempre, como humanidad, hemos aspirado a vernos de tal o cual manera, no digo que no, pero hoy en día hay una lucha por ser perfectas muy llevada al extremo que no solo resulta imposible, si no que ha aumentado los índices de ansiedad y depresión en jóvenes a niveles sin precedentes. Esta desesperación por ser bellas según los patrones de belleza, amenaza nuestra salud de muchas maneras y generalmente esto sucede porque hay baja autoestima, una familia y entorno muy enfocados en eso, una fijación con “la cara o cuerpo de moda” y cuando se vive en medio de una sociedad superficial. Mucho ojo, el culto a la imagen y la apariencia son dos aspectos muy importantes, incluso asociados a la felicidad, en la sociedad actual. Hay otro factor que contribuye a este problema, y es que las mujeres de hoy se enfrentan a un desconcertante conjunto de contradicciones cuando se trata de la belleza. Algunas no quieren ser como Barbie, pero sienten que deben tener el aspecto de Barbie o les molesta cómo hablan de otras mujeres algunos medios de comunicación, pero los siguen consumiendo; se burlan del absurdo ideal de belleza que hay, hacen videos donde revelan los trucos hechos con Photoshop, pero muchas imitan las mismas imágenes que critican. Y lo entiendo, no es tarea fácil ser congruente, de hecho es una de las cosas más desafiantes, pensar, sentir y hacer las cosas de forma coherente. Como Life coach, he trabajado con empresarias, amas de casa, celebridades, influencers y he visto este común denominador en casi todas: la constante lucha por la autoaceptación de su belleza. Por eso creo que antes que nada sería importante tomarnos una pause y determinar qué es la belleza para cada una de nosotras. Hay una campaña en Brasil que me encanta de la cantante Claudia Leite, muy famosa que incluso ha cantado con JLO, que dice: “Sentirse bien en tu propia piel, en tu propio cuerpo”. Yo, que siempre procuro cuestionarme esas cosas, pienso que la belleza es mucho más que lo físico; la belleza es lo que traemos al interior, lo que pensamos de nosotras, sentimos, nuestro poder interior, nuestro comportamiento… y TODO eso se refleja en nuestro exterior. Todo es parte de un círculo virtuoso, porque cuando nos sentimos bien y hermosas, lo perciben los demás y afecta positivamente nuestras relaciones, trabajo, etc… cosa que construye en nuestra autoestima y por ende aumenta la autoaceptación. También es cuestión de elegir; podemos decidir mirar en el espejo y ver todo lo que nos gusta de nosotras y aprender a amarnos a través de nuestro autocuidado, cuerpo, mente y espíritu o ver todo lo que no nos gusta y querríamos cambiar de forma inmediata y sin autocuidado. No podemos permitirnos ser esclavas de la perfección; tenemos que dejar de luchar contra lo que es natural e incluso bellísimo como lo es crecer, ganar años, madurar (que es todo un privilegio). Debemos de elegir ver la belleza en esto y no vivir comparándonos con mujeres más jóvenes, que de todas formas, ¡tampoco se sienten bellas! Uff, si yo les contara cuántas mujeres guapísimas entran a mi oficina y me dicen que se sienten feas y grandes desde los 30 (!!!) Imagínense esto, por favor. Por eso la importancia de trabajar el power mindset; he visto tantos resultados maravillosos con esto porque es algo que aumenta la autoestima y ellas mismas terminan respetándose, valorándose y queriéndose más. Y todo esto se logra sin cambios físicos sino emocionales. No hay mejor para mí que la alegría, el buen humor, el equilibrio, la paz interior de estar bien con una misma. Como todo, la autoexigencia tiene que exigir de una manera moderada y desde un lugar de amor, no de forma absurda que genere una opresión terrible, insatisfacción y ansiedad. Y es un trabajo de todos los días; hoy, a mis 45 años, trabajo constantemente esta cuestión de aceptarme y disfrutar mi camino hacia maduro, cosa que no está peleado con cuidarte. Me importa que quede claro que yo no estoy en contra de someterte a tratamientos estéticos, cirugías o cualquier ajuste que sientan necesario, lo que no creo que le haga bien a nadie es la búsqueda del cuerpo perfecto ni la presión de la belleza como proyecto de vida para ser feliz. Yo soy muy disciplinada y creo que es mi responsabilidad cuidarme en pro de mi salud, de mi bienestar, sentirme bien conmigo misma, y no sucumbir a la dictadura de la belleza. Creo fielmente en el cuidado y rutinas para mi mente (meditaciones, visualizaciones, afirmaciones) y para mi cuerpo, alimentación sana, ejercicio, descanso, rutinas de belleza. Y claro que me considero una mujer vanidosa y por lo mismo me cuido mucho de no entrar en este espiral de que mi aspecto físico determine mi felicidad. Estoy convencida de que todo empieza desde adentro. Si trabajamos en lo más importante que tenemos que es nuestra AUTOESTIMA partiremos de una base sólida para todo lo demás. Hoy te aconsejo que alimentes tu autoestima todo el santo día; que veas quién eres de verdad, cuál es tu esencia, tus valores, tus talentos y verás que al pensar en lo que SÍ eres, cada arruguita o imperfección empezarán a tener menor importancia. Libérate de la esclavitud del patrón inalcanzable de belleza y ama tu autenticidad. Tu coach y amiga Ana Pazos, Sígueme en @anapazoslifecoach Mándame temas que te gustarían leer en mis próximas columnas a Ana@AnaPazosLifeCoach.com Te puede interesar: ANA PAZOS NOS COMPARTE 7 PASOS PARA MEJORAR TU RELACIÓN DE PAREJA

ANA PAZOS- LA BATALLA DE LA MUJER MULTIFACÉTICA CONTRA LA PERFECCIÓN

8 CONSEJOS PRÁCTICOS DE ANA PAZOS PARA EDUCAR HIJOS EXITOSOS Cortes de cabello en tendencia si tienes cabello grueso

Licenciada en Ciencias de la Comunicación. Editora web y Social Media Manager de la revista Caras México de Editorial Televisa.
Más contenido como este
El ejecutivo de Tesla fue pieza clave en las negociaciones para la implementación de la Gigafactory en Nuevo León
La aprobación el paquete de compensación para el CEO de Tesla lleva la intención de mantener su interés en vías de seguir innovando con éxito
La nueva mansión, la tercera en la zona, será su residencia mientras se realizan renovaciones en sus otras propiedades en el Búnker de los millonarios
Debido a que es un cargo grave, la sentencia máxima podría ser de 25 años de prisión, pero debido a su recuperación de la adicción, a la no reincidencia y falta de antecedentes, se podría reducir a 20 meses
Originario de Rusia y auto exiliado en Dubai, el joven genio tecnológico se mantiene firme en proteger la privacidad de todos los usuarios