Conversamos con Patricio Campillo, el primer diseñador mexicano en pasar a las semifinales del LVMH Prize

Patricio Campillo ha demostrado que México es merecedor de un espacio entre los grandes nombres de la industria de la moda internacional, y nos cuenta todo sobre su llegada a las semifinales del LVMH Prize

patricio-campillo-lvmh-prize.png

Einar González

Hace un par de días la plataforma digital del LVHM Prize anunció a los diseñadores que habían pasado a la etapa de semifinalistas este 2024. Entre esta lista se encuentra el nombre de un diseñador que desde hace unos años ha conquistado al mundo con su estética. Patricio Campillo.

Patricio Campillo ha plasmado a través de CAMPILLO, su marca homónima, un imaginario excepcional que retoma la piel en el menswear como un elemento clave para su estética. Con motivos de su reciente integración a la lista de semifinalistas (y en vísperas de su victoria) conversamos con el diseñador para comprender el proceso por el que tuvo que pasar para llegar hasta este punto del LVMH Prize.

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo de la moda?
Empecé en la política y durante la jornada laboral me la vivía leyendo revistas de moda y viendo desfiles, hasta que me despidieron. Cuando me despiden, mi jefe de aquel entonces me sugirió que me dedicara a algo que verdaderamente me apasionara, y empieza en mí un cuestionamiento personal. La verdad es que nunca me había planteado el ser diseñador hasta ese momento. A los seis meses me fui a vivir a París y ahí trabajé como asistente de la directora de una revista, Tiffany Godoy.

Después de pasar dos años allá y nada, poco a poco me di cuenta de que realmente sí era mi pasión y pero también tuve una realización y era que, más que ser un espectador de la moda, quería ser yo quien la creara. Siempre me ha interesado el lado creativo de la moda, y poco a poco comencé a adentrarme más en la industria. Comencé haciendo un poco de styling, y después hice un poco de dirección de arte hasta que finalmente decidí hacer mi propia colección y fue así como todo se fue acomodando.

¿En qué año empieza CAMPILLO?
The Pack fue la primera marca en la que participé, y esta comenzó hace 8 años en 2017, pero en realidad la marca y la estética que empiezo a desarrollar empieza hace cuatro años. Creo que gran parte de los inicios de la marca fue un proceso de autodescubrimiento. Finalmente, yo no estudié moda por lo que esos primeros años significaron un gran proceso con muchas pruebas y errores. Todo esto fue también un proceso personal en el que fui encontrándome a mí como individuo y como creativo. Fue un proceso catártico el finalmente entender quién era yo, tanto en un tema de identidad como estética y artísticamente.

¿Cómo es este primer acercamiento con el premio? ¿Cómo fue el proceso de aplicación?
La aplicación es online y está abierta para todo el mundo. Fue un proceso bastante largo y tedioso, pero rindió frutos. Yo llevaba como cuatro años aplicando para el premio y por una serie de cambios que están habiendo en la marca, yo no iba a aplicar este año, pero en diciembre del año pasado uno de los scouters del premio, Ben Pereira, que trabaja con Carine Roitfeld, me buscó. Tuvimos un par de entrevistas y estas fueron una parte bonita porque fue entender un poco la perspectiva de alguien que trabajaba en el premio sobre lo que yo estaba haciendo.

Para el premio presentaré algunas piezas icónicas de CAMPILLO, así como una colección nueva y espero que el recibimiento por parte del jurado y el público sea bueno.

¿Qué aspectos de la marca crees que han propiciado el que hayas llegado hasta esta etapa?
Un lenguaje estético muy coherente, un hilo de continuidad y estándares de calidad muy altos. Creo que también en la medida en la que la marca se ha hecho menos genérica y más original y un poco más experimental ha tomado mayor relevancia. Todos los proyectos que se han hecho con distintas celebridades en los últimos dos años nos han ayudado mucho a poner la marca en el mapa.
Son muchos años de camino recorrido. También hay muchos intentos de internacionalizar la marca, de vender fuera. Afortunadamente hace tres temporadas presentamos las colecciones en París y la marca se vende en Corea, en Japón, se vende en Nueva York, en Los Ángeles, Grecia. La realidad es que han sido distintos factores los que nos han llevado aquí, pero sobre todo el esfuerzo y que he creído en la estética que he descubierto.

patricio-campillo-lvmh-prize-1.jpg

Einar González

¿Qué viene para CAMPILLO?
Trabajo duro, el exigirme cada vez más, el mejorar cada vez más, y seguir sacando colecciones. En realidad, eso es en cuanto a mi actitud frente a la marca y seguramente después de esto vendrán cosas muy interesantes, pero a ver qué sucede. Vienen días de votaciones que se abren al público el 29 de febrero y creo que es importante pedir el apoyo de la gente, pues esto permitirá el que más puertas se abran para otros diseñadores mexicanos de distintos rubros en todo el mundo.

Más contenido como este
La diseñadora mexicana recibe este reconocimiento que a la vez es un reto para el que está más que preparada.
La diseñadora griega anunció en su cuenta de Instagram que se integra al equipo de Bulgari.
Después de su exitoso paso por Gucci, Michele se enfrenta al reto más grande de su carrera,
Situado en la Ciudad de México, el nuevo showroom del diseñador Roberto Verino pretende ser un nuevo punto en el cual, aficionados de la moda puedan conocer sus más recientes creaciones.
Inspirada en los grandes arquitectos mexicanos, Raquel Orozco presenta su nueva colección.