Que pasó con Fernando, el hijo de Alejandro Martí que fue víctima de un terrible crimen

El secuestro y asesinato de Fernando Martí, el hijo adolescente del empresario Alejandro Martí, causó conmoción en el México de 2008.

Que pasó con Fernando, el hijo de Alejandro Martí

Que pasó con Fernando, el hijo de Alejandro Martí

Alfredo Estrella / AFP

La vida de Alejandro Martí fue marcada por lo que pasó con su hijo Fernando, víctima de un terrible crimen cuando solo tenía 14 años de edad.

El 4 de junio de 2008 fue una fecha clave en la historia de Alejandro Martí. Ese día, su hijo adolescente Fernando fue víctima de un crimen que horrorizó a la sociedad mexicana. Desde entonces, el exitoso empresario mexicano fallecido el 24 de julio de 2023, dedicó gran parte de sus esfuerzos a combatir la crisis de inseguridad que se ha instalado en la cotidianidad del país. Pero, ¿qué le pasó al hijo de Alejandro Martí?

¿Quién fue Alejandro Martí?

Alejandro Martí fue un empresario mexicano, conocido por haber encabezado la cadena de tiendas de ropa deportiva Deportes Martí y los gimnasios Sport City, así como numerosas colaboraciones con la familia Harp Helú.

Nació en la capital mexicana en 1950 y cursó estudios en la Universidad La Salle. En 1968, durante la celebración de los Juegos Olímpicos de la Ciudad de México, impulsó el crecimiento de la tienda de artículos deportivos Deportes Martí –fundada por su abuelo, Domingo Martí Rivera, en 1936– y la convirtió en una de las marcas más conocidas del país.

quien fue alejandro marti y que paso con su hijo

Carlos Slim Domit y Alejandro Martí en 2008

Alfredo Estrella / AFP

En la década de los noventa, ya bajo el control pleno de la compañía, Alejandro Martí dio un paso importante en la expansión de su negocio con la creación de Sport City, una cadena de clubes deportivos enfocados en “ofrecer calidad, exclusividad y un entorno vanguardista para ejercitarse”.

En los últimos años, Martí diversificó la relevancia de su marca al incorporar a su modelo de negocio a Emoción Deportiva, el operador de carreras de ruta más importante del país. Poco después se desprendió de gran parte de la compañía y la vendió a Alfredo Harp Helú por 3,300 millones de pesos.

¿Qué le pasó al hijo de Alejandro Martí?

El 4 de junio de 2008, el hijo de Alejandro Martí –Fernando– fue secuestrado por una banda de criminales que fingieron ser agentes federales operando un retén en la avenida Insurgentes Sur, una de las arterias principales de la Ciudad de México. Según reportes de la época, Fernando fue detenido junto a su chofer y su guardaespaldas. El primero fue asesinado al día siguiente; el otro, por su parte, fue abandonado por sus captores tras creerlo muerto. El guarura, que hoy vive como testigo protegido, sobrevivió y pudo dar parte a las autoridades.

Tras semanas de negociaciones, los secuestradores acordaron con la familia Martí entregar al joven Fernando a cambio de un pago de casi seis millones de dólares. El 12 de julio, uno de los empleados de la familia dejó el rescate en un auto de lcolonialia General Anaya de Coyoacán. Después no se supo más de los criminales.

que-paso-con-el-hijo-de-alejandro-marti.jpeg

Fernando Martí, hijo de Alejandro Martí

Redes sociales

El 31 de julio de ese mismo año, el cuerpo de Fernando Martí fue hallado en la cajuela de un auto reportado como robado. Al día siguiente, los expertos forenses le realizaron diversos exámenes para determinar su fecha de muerte. Así fue como detallaron que el hijo de Alejandro Martí había muerto por asfixia a principios de mes, incluso antes de que se diera un solo peso por su vida.

México S.O.S. y la cruzada de un padre en duelo

El secuestro y asesinato de su hijo motivó a Alejandro Martí a convertirse en uno de los activistas contra el crimen más notables de la época en la que Felipe Calderón gobernaba el país. Fundó el Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana (México S.O.S.), una organización de la sociedad civil que busca poner un alto a la crisis de inseguridad en la nación.

También confrontó en persona a las autoridades y las instó a cumplir con sus labores. “Señores, si piensan que la vara es muy alta, que es imposible hacerlo, si no pueden: renuncien. Pero no sigan ocupando las oficinas de Gobierno, no sigan recibiendo un sueldo por no hacer nada. Eso es también corrupción”, dijo en un memorable discurso ofrecido durante la Cumbre de Seguridad Nacional ante el presidente y su encargado de la seguridad, el ahora preso Genaro García Luna.

El activismo de Alejandro Martí motivó la instauración de un nuevo sistema de justicia penal, contemplando la cadena perpetua a secuestradores que sean o hayan sido policías, que plagien a personas con dispacidad y menores de edad, a quienes mutilen a sus víctimas o intenten sacar del país a menores con fines de lucro, y la modificación a la Ley General de Víctimas.

¿Quién mató a Fernando Martí?

A lo largo de los años, media docena de personas han sido detenidas y acusadas del secuestro y asesinato del hijo de Alejandro Martí.

Investigaciones de la entonces Procuraduría del Distrito Federal señalaron a la banda de La Flor, liderada por Sergio Humberto Ortiz Juárez, como la responsable del crimen. Seis personas, incluyendo Ortiz Juárez y Lorena gonzález –agente federal de la extinta AFI– fueron encarceladas por el hecho.

En 2022, la Fiscalía General de la República (FGR) logró que dos exintegrantes de la banda delictiva fueran condenados a 300 años de prisión por la muerte de Fernando Martí Haik.

Más contenido como este
El expresidente de México volvió a capturar la atención al compartir historias desconocidas sobre su vida y mandato
La joven es hija del financiero Pedro Collado y tendrá por suegros al exjefe de Gobierno Español, José María Aznar y Ana Botella
Desde su hogar, al poniente de la Ciudad de México, se llevó a cabo la boda civil que unió en matrimonio a la pareja.
El actor cubano a preferido recurrir a las redes sociales que hablar con la prensa acerca de su inminente divorcio de Elizabeth Gutiérrez.
El nuevo desplome en Wall Street de la empresa madre de Truth Social tiene raíces que van más allá de los indicadores financieros